martes, 16 de agosto de 2016

TAN SOLO UNA PALABRA TUYA

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Una palabra bien dicha puede llegar a tener tanto impacto que es capaz de construir esperanza ahí donde todo se encontraba en penumbras o por el contrario sustituir la paz por oscuridad e incertidumbre.

La palabra que nos trae el EVANGELIO no solo nos invita a la conversación,  trae consigo vida y esperanza, es esa luz que nos alumbrada en medio de la oscuridad.

La PALABRA que proviene de JESÚS es tan fuerte y dulce a la ves que es capaz de cambiar el transcurso de la historia,  puede derribar muros y tender puentes,  en ÉL la PALABRA se hace vida, esperanza y ,  trasciende el tiempo humano y a la vez se hace presente en la vida diaria del hombre,  la PALABRA en boca de JESÚS alcanza su real sentido,  es decir construye, salva y enamora.

Nuestro caminar en la vida plagada de imperfecciones, muchas veces nos lleva a pensar que nuestra existencia es indigna, que no somos merecedores de recibir ni siquiera un poco del AMOR de DIOS, el pecado oscurece nuestra visión y nos hace creer que no somos dignos de recibir el AMOR de CRISTO nuestros corazones.

La PALABRA encarnada en el EVANGELIO en boca de JESÚS es capaz de traspasar la oscuridad más profunda,  llevando consigo no solo esperanza, sino también vida.

La es la llave que DIOS dio a la humanidad para que la PALABRA VIVA de CRISTO ingrese en nuestras vidas, la cambie,  la salve y la devuelva a la vida, aunque pensemos que no somos dignos, sigamos el ejemplo del centurión romano y digamos con, confianza y amor "Señor,  no soy digno de que entres en mi casa, pero con una palabra tuya bastará".

Con solo una PALABRA, CRISTO puede llegar a trasformar nuestras vidas,  solo requiere un corazón dispuesto y con , se hace luz en medio de la oscuridad y paz en la tormenta.

Marce Miranda Loayza