lunes, 1 de agosto de 2016

PERROS CALLEJEROS, LA PUCCA Y EL SR. PEÑARANDA

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin
El jueves 28 de julio se publico una nota en el matutino Pagina 7, escrita por el periodista Raúl Peñaranda, titulada "Perros callejeros o mil toneladas diarias de caca" en la cual descargaba toda su “indignación” hacia la iniciativa de la “asociación huellitas” de poner en distintos puntos de la ciudad de La Paz una especie de dispensadores de comida para perros, el autor fundamentaba su pesar hacia esta acción arguyendo que esto promovería la multiplicación de perros callejeros, los cuales traen consigo, según el autor, un gran numero de peligros hacia la población, haciendo énfasis en posibles ataques de estas feroces fieras hacia niñas y niños.

Para empezar, creo que es necesario hacerle saber al Sr. Peñaranda que la mayoría de los gatos y perros que se encuentran en calle no lo hacen por gusto, sino por irresponsabilidad y hasta malicia por parte de sus dueños, que simplemente los abandonan en la calle como si se tratasen de basura o de un material desechable, no son pocos los dueños de perros y gatos que no cuidan y atienden de manera adecuada a sus mascotas, no los vacunan oportunamente, no los esterilizan o peor aún no les dan agua y comida convirtiendo así a sus animales en verdaderas bombas de tiempo, como vemos el problema de los perros callejeros no radican en ellos, son los dueños irresponsables los verdaderos culpables, ni que decir de las personas que se dedican a la crianza y comercialización de perros y gatos, la situación de los animales rescatados de estos criaderos son en general lastimeras y tristes, obviamente todo esto el Sr. Peñaranda no lo tuvo en cuenta a la hora de escribir su brillante nota. 

Los ataques de perros hacia personas en su mayoría no se dan por canes callejeros, solo vasta dar una mirada a las noticias referidas al tema en los últimos años y veremos que estos ataques se debieron a la irresponsabilidad en la crianza de razas llamadas poderosas, las cuales, sin un cuidado especifico y riguroso pueden llegar a convertirse en violentas y agresivas, como vemos, nuevamente la responsabilidad de estos hechos no recae directamente al perro, sino en el dueño. 

Sobre las enfermedades que los perros y gatos callejeros traen consigo no hay mucho que discutir, solamente hacerle notar al Sr. Peñaranda que en Bolivia se genera diariamente 4.782 toneladas de basura diaria, las cuales están directamente relacionadas al accionar humano, también es bueno recordar al eximio periodista que mucha de esta basura es literalmente arrojada a la calle por los cultos ciudadanos de nuestra querida Bolivia, a esto hay que sumar la casi nula cultura del reciclaje o por lo menos de la separación de basura, las enfermedades que puedan llegar a contraer niñas y niños en nuestras urbes no se dan por contacto con perros y gatos de calle, sino por la mala manipulación de alimentos, proliferación de plagas (roedores, palomas, insectos), etc., ah, porsiacaso, Sr. Peñaranda, si bien muchos perros escarban en la basura, estos no lo hacen por gusto, sino por necesidad. 

Creo que exagera, o se inventa, no se porque razón, al indicar que las personas ya no salen a trotar a las calles porque de algún lugar “oscuro” un perro callejero va a salir para atacarlo, por favor, de hecho lo más probable es que si salgo algún can, meneándole la cola, “rogándole” literalmente por un poco de comida y cariño, de hecho conozco varios casos en que estas macabras criaturas (según usted y su gran conocimiento sobre el tema) han seguido a personas cuadras y cuadras mostrándoles cariño, rozándoles la mano hasta conseguir ser adoptadas. 

Hace un par de días le leí la nota del Sr. Peñaranda a mi perrita Pucca, la cual reacciono indignada, en su lenguaje perruno me dijo, pobre señor, de seguro le falta un buen lengüetazo de perro para borrar toda la mala impresión que tiene sobre los perros y gatos. 

Marce Miranda Loayza

P.D. aguante asociación huellitas