martes, 14 de febrero de 2012

NO SE PUEDE BORRAR A DIOS DE UN PLUMAZO

En diversas partes de mundo se vienen implementando reformas o cambios en los modelos o paradigmas dentro de la educación escolar, no cabe duda que la enseñanza primaria y secundaria resulten básicas no solo para la formación del ser humano como individuo sino también de la sociedad.

Dentro de los logros de la humanidad en general cabe resaltar la separación entre el poder de la Iglesia y el poder del Estado, la conformación del Estado Laico en determinadas épocas no solo fue un derecho sino una necesidad, lastimosamente muchos intereses ajenos a cualquier derecho civil y religioso han aprovechado esta situación para tratar de sacar el estudio de DIOS de las diferentes escuelas y colegios argumentando la pertenencia a un estado laico.

Creo que es necesario ser claros, una cosa es la libertad de culto y de religión y otra muy diferente es tratar de eliminar a DIOS de la malla curricular en la formación primaria y secundaria, ya que con la escusa del laicismo valores de carácter universal han sido relativizados hasta más no poder, consecuencia de ello es una sociedad cada vez más ajena a una vida espiritual vacía en valores y escasa en solidaridad.

Una educación sin Dios lleva al estudiante a tener una visión desafectada de su realidad y de su entorno ya que las religiones tradicionales e históricas llevan consigo una fuerte carga ética y moral la misma que guía al estudiante a llevar una vida acorde con estos criterios, tanto el judaísmo como el cristianismo (catolicismo y el protestantismo histórico) no solo se preocupan de un estudio de la divinidad sino también del relacionamiento del ser humano con sus pares para que con ello se logre fomentar no solo empatía y solidaridad sino también la construcción de una sociedad más justa y equitativa, justamente es esto lo que hace que la religión y la presencia de DIOS en las escuelas y colegios sea tan resistida y hasta despreciada.

En todo lo expuesto hay que ser claros, cualquier régimen con tintes totalitarios o con una visión capitalista depredadora no aceptan una educación de FE en valores y solidaridad ya que contrastan abiertamente con sus ideologías, DIOS siempre ha sido molesto y peligroso dentro de sistemas de gobierno que ven al ser humano como un objeto y no como un individuo libre de pensar y de accionar.

Otro aspecto que da para pensar es que sutilmente se trata de suplantar a DIOS con otros dioses que a primera vista resultan más atractivos para la gente, el dios dinero, el dios consumismo, el dios laicismo, etc., son vistos y enseñados como pilares fundamentales del ser humano con las consecuencias funestas que esto conlleva, relativismo, egoísmo, individualismo, son solo un puñado de efectos que surgen de la ausencia de DIOS en la sociedad.

Los regimenes totalitarios históricamente son declarados enemigos de DIOS, tratan por todos los medios de convertir al líder caudillo en una figura divina al cual debe rendírsele culto, ejemplos de esto hay varios, desde el fascismo hasta el socialismo siempre han tratado de silenciar la voz del EVANGELIO por considerarlo subversivo y contrario a la voz del caudillo endiosado por sus seguidores y emborrachado por el abuso de poder.

No se puede borrar a DIOS de un plumazo, ya que este es el pilar fundamental de nuestra sociedad, no nos dejemos engañar por voces endiosadas y emborrachadas de poder que lo único que quieren es tener el control y dominio total para si mismos negando a la divinidad y silenciando a valores éticos y morales que para los poderosos siempre resultan molestos e incómodos….