lunes, 27 de febrero de 2012

EL SUICIDIO, SINTOMA DE NUESTRA ENFERMA SOCIEDAD

Miles de valiosas vidas se van perdiendo cada año por causa del suicidio, lastimosamente pareciera que poco a nada se hace para revertir esta situación.

El suicidio dentro de la sociedad toda sigue siendo  un tema TABU del cual es mejor no hablar, el ser humano prefiere perder el tiempo tratando temas coyunturales muchas veces vacíos de contenido pero ricos en estupidez mientras tanto miles y miles de jóvenes ahogados en la tristeza y desesperación deciden quitarse la vida pasando así a ser parte de las escalofriantes estadísticas de suicidios en el mundo.

Para muchos es desconocido que la tercera causa de mortalidad entre los jóvenes es el suicidio, ganándole al cáncer y al SIDA mismo, pareciera que se prefiere no tocar a profundidad este tema porque con ello se desenmascararía a esta sociedad sucia y depredadora en la que lastimosamente nos desenvolvemos.

Nuestra sociedad va perdiendo el rumbo, relativiza las prioridades y depreda a los más débiles, las exigencias del Siglo XXI imponen un ritmo de vida totalmente acelerado, los padres de familia ya no tienen tiempo para sus hijos los cuales son casi condenados a crecer solos sin guía alguna, el egoísmo carcome el corazón de la mujer y del hombre, esto a consecuencia del individualismo imperante, ya no hay tiempo para escuchar al otro ni mucho menos preocuparse por lo que siente o necesita, el ser humano se ha convertido en una isla en medio de un mar de personas.

La Internet y las redes sociales son los únicos medios de escape y de socialización de ideas por parte de los jóvenes, pues estos ven a diario como se les cierra los espacios para ser escuchados, la red se ve inundada de mensajes lastimeros y tristes llenos de angustia, los jóvenes gritan su dolor, pero aun así muy pocos los escuchan.

Los jóvenes piden ser escuchados lastimosamente esto no sucede, la coyuntura política, económica, deportiva o inclusive hasta la estupida farándula tienen prioridad, relegando a la juventud a un olvido doloroso y lacerante que carcome su corazón, eso si, cuando se informa en los noticieros sobre algún suicidio la morbosidad aflora en toda su magnitud, pero jamás se profundiza sobre el tema, es mero morbo y ya.

No entiendo como nuestra sociedad gasta su tiempo en discusiones inútiles y vacías, no entiendo porque miles de jóvenes se quitan la vida mientras nuestra sociedad prefiere librar sus guerras ideológicas entre el capitalismo y el socialismo, no entiendo porque miles de jóvenes mueren de tristeza y desesperanza mientras los entendidos en DIOS prefieren discutir sobre si la teología debe ser “liberadora” o no, definitivamente no entiendo como el ser humano puede llegar a ser tan egoísta y sordo., para mi ningún modelo económico o político sirve si sus jóvenes prefieren la muerte a la vida, para mi ninguna teología sirve si esta no tiende la mano a los que realmente la necesitan.

Miles de jóvenes pierden la vida al año por suicidio y con ellos se va la esperanza de nuestra mal trecha sociedad……