lunes, 10 de mayo de 2010

RACISMO Y DISCRIMINACIÓN, QUE IGNORANCIA



Con la llamada “Ley Arizona”, se ha vuelto a poner en el tapete de la opinión mundial, el tema del racismo y de la discriminación, como males morales de nuestra época, pero siendo honestos, estas dos situaciones no son nada nuevas, en especial para los migrantes pobres y necesitados, ya que en muchos países, aunque no tengan leyes xenofobicas como la SB 1070, sufren a diario las consecuencias de actitudes rasitas, no solo por parte de las autoridades civiles, sino también de la sociedad en general.

En la actualidad, el migrante pobre e indocumentado, es sin duda uno de los mas desprotegidos de la sociedad, esta lamentable situación no solo se da en EEUU, sino en todo el mundo, ejemplos hay varios, como las fuertes leyes migratorias de la Unión Europea, donde el trato, en especial al migrante latinoamericano es totalmente discriminatorio e inhumano, o inclusive acá, en plena Latinoamérica, donde también existen fuertes tintes racistas entre pueblos hermanos, ser inmigrante boliviano o paraguayo en Argentina, es sinónimo de desprotección y abuso, es mas, muchas veces la condición de boliviano o paraguayo es usado como el peor de los insultos, como vemos, en todas partes se cuecen habas.

Existen algunos mitos y miedos, en su mayoría injustificados en relación al migrante, en muchas ocasiones se lo relaciona con enfermedades, terrorismo, violencia, en muchas otras se lo considera inferior, menos culto y perezoso, en resumidas cuentas, se lo ve como una amenaza al tranquilo desenvolvimiento de las disque “sociedades avanzadas”; a partir de los atentados del 11 de septiembre en las torres gemelas, el inmigrante musulmán, también a sido incluido en la lista negra de personas sospechosas de terrorismo, llegando inclusive a ser detenidas, por el solo hecho de llevar velo o atuendos característicos de su religión, o simplemente tener una determinada fisonomía; creo necesario recordar, que estas “sociedades avanzadas”, han sido y son, las causantes de las principales guerras y de los desordenes ambientales que sufre nuestro planeta.

En el caso puntual del migrante latino indocumentado, muchas veces se lo relaciona con el narcotráfico y la violencia de pandillas o maras, pero siendo claro, estos son los menos, ya que en su mayoría, lo único que buscan es trabajar para poder sustentar a sus familias, situación por la cual, en numerosas ocasiones, es aprovechada para que estos sean objeto de abusos, ultrajes y tratos salariales injustos por parte de sus empleadores; puntualmente en EEUU, al inmigrante latino indocumentado, se lo relaciona directamente con la violencia de Ciudad Juarez, si bien, muchos emigrantes de esta ciudad huyen de la violencia casi institucionalizada en esa región, es bueno recordar, que la totalidad de las armas de fuego que son utilizadas en las guerras de los carteles de narcos, son compradas en EEUU, donde es igual de fácil comprar un celular que un rifle de alto poder.

Lo peligroso de la promulgación de leyes, en las cuales se tipifique como delito, ser migrante indocumentado, es que con este tipo de normas se alienta a la xenofobia, por ende seria muy probable, que muchos inmigrantes latinos sean vistos como peligrosos y delincuentes, lo cual indefectiblemente llevaría al inmigrante a sufrir y a ser victima de todo tipo de violencia, racismo y discriminación, que en el fondo no es mas que una emanación de la ignorancia en la cual se desenvuelven nuestras sociedades, las cuales lastimosamente temen a la que no conocen, o se creen mas de lo que son.

El racismo y la discriminación son la expresión máxima del odio, y de la ignorancia, lastimosamente estos males se encuentran casi avalados en la totalidad de nuestras sociedades actuales, donde al diferente se lo ve como peligroso y dañino, y esto es lo realmente delicado, ya que con estas actitudes, se institucionaliza la animadversión y por ende, la violencia y la muerte.

Cada país, cada cultura, cada raza, tiene guardada en si, un sin fin de riquezas, que lo único que necesitan es ser redescubiertas, revaloradas y aceptadas por el conjunto de la sociedad, sociedad que al estar totalmente globalizada, no encuentra espacios para ver, que en lo diferente, es donde realmente se encierra el secreto de una sociedad justa y de la vida en paz.

Dios nos creo diferentes, para que entendamos que todos somos iguales ante EL.