martes, 21 de julio de 2009

¿LA ORACION ADORMECE?


El ser humano desde sus inicios siempre ha buscado la manera de conectarse, comunicarse, con lo divino y lo trascendente; en razón de ello las primeras experiencias religiosas o místicas se dieron mucho antes de la aparición inclusive del lenguaje, los hombres del pasado veían al sol, las estrellas, al rayo y a los animales como manifestaciones de lo divino, dándole a cada uno de estos elementos lo que vendría a ser el nacimiento de lo que llamamos culto, junto con la aparición del lenguaje, también nacieron las palabras para acompañar os distintos cultos ya existentes, es decir hicieron su aparición las primeras oraciones hacia lo divino, estas llevaban un sentido de sometimiento, temor y de acción de gracias para sus deidades, muchas veces acompañadas de sacrificios tanto de animales como de humanos.

Con la aparición del monoteísmo, hace mas o menos cinco mil años, el culto y la oración empezaron a tener una notable importancia en las sociedades de entonces, poco a poco la religiosidad se convirtió en el pilar fundamental del diario convivir, inclusive formando verdaderas teocracias constituidas alrededor del culto a lo divino; si se es verdaderamente critico en relación a la historia de las religiones, muchas veces la oración fue instrumento de discriminación que utilizaron estas teocracias, en desmedro de los desposeídos y excluidos de la época (mujeres, niños, enfermos, pobres, extranjeros); el mismo mensaje de Jesús de Nazaret confronta de manera decisiva esta estructura teocrática, lo cual le lleva finalmente a su crusificción.

Desde aquellos tiempos, hasta nuestros días, lo religioso y lo divino han sufrido un sin numero de trasformaciones, tanto positivas como negativas; siendo claro, muchas, pero muchas veces se utilizo la oración y lo trascendente como somníferos, en especial para los mas necesitados; los grupos de poder religiosos de ese entonces tenían un concepto utilitario de la oración, y su interés era simplemente callar y llenar de falsas esperanzas a los mas despojados, para así evitar levantamientos, quejas o aires de cambio; Marx inclusive llego a llamar a la religión como el “opio del pueblo” y en ese entonces, tenia razón.

Algo que hay que resaltar claramente es que el comunismo cambio las “oraciones adormecedoras” por “las ideas adormecedoras”, que nunca se llegaron a dar, como por ejemplo, la sociedad igualitaria, con equidad de derechos, ingresos y obligaciones; la historia no miente en estos temas, la caída de la Unión Soviética se debió a la crisis económica galopante en este país, a la distribución desigual de las riquezas del estado (los miembros altos del partido comunista vivían como reyes, mientras que su pueblo moría de hambre) y la corrupción generalizada en la administración soviética.

Las ideas adormecedoras también han jugado un papel importantísimo en la historia de la humanidad, ayudando a crear falsas esperanzas con el solo fin de callar y adormecer la conciencia de los pueblos, ejemplo de ello es la idea del famoso “sueño americano”, o las ideas retrogradas y fuera de tiempo como “la revolución cubana” o la “revolución bolivariana”

En la actualidad conjugan entre nosotros tanto “oraciones adormecedoras” como las “ideas adormecedoras”, unas provienen de altos niveles eclesiásticos y las otras de grupos encumbrados en el poder, unas avalan el golpe de estado en honduras, mientras que las otras se empeñan en crear la falsa idea de “la nación bolivariana”.

Con respecto a la oración también debemos ser justos con ella, ya que en innumerables ocasiones también sirvió como instrumentos de liberación de los pueblos, tanto a nivel social, como espiritual, solo vasta leer las oraciones a quemarropa de Luís Espinal, los libros de Mons. Romero, los incontables rezos y poesías que escribió el fallecido Juan Pablo II, o las increíbles plegarias de la Madre Teresa de Calcuta; asimismo hay que tomar en cuenta que muchas veces las oraciones liberadoras van acompañadas de ideas liberadoras.

¿Y a que va todo esto?, nace, de las declaraciones del presidente Morales en los actos conmemorativos por el bicentenario del grito libertario de La Paz, en la cual acuso directamente a la iglesia católica de promover las oraciones adormecedoras para impedir la liberación de los pueblos; pues bien, creo que es justo remarcar que en los últimos tres años han resultado mas adormecedoras la largas horas de discursos inútiles, vacíos de contenido que realiza el Sr. Morales, y ni que decir de los discursos eternos y somníferos que hace el Sr. Hugo Chávez, no cabe duda que el fin de la propaganda sempiterna, tanto del Gobierno de Morales como la de Chávez es la de adormecer la conciencia de los pueblos para facilitar así su ambición desmedida de poder e incrustar en la gente su filosofía neo-fascista. (Ese tipo de bombardeo mediático ya fue utilizado en los inicios de la segunda guerra mundial por el nacional socialismo alemán).

Se puede concluir rotundamente, en que las oraciones y las religiones no tienen el fin ultimo de adormecer a los pueblos para que no lleguen a realizarse plenamente, son mas bien las personas las que las utilizan para la consecución de sus fines; la oración sincera, realizada de corazón en ningún momento es adormecedora, mas todo lo contrario, engrándese al ser humano, levanta el espíritu y construye mejores sociedades. AMEN