miércoles, 3 de junio de 2015

EL REGGAETON, EL PERREO Y EL COITO

La música desde siempre a acompañado al ser humano en todos los aspectos de su vida, por ende ha ido acomodándose, transformándose según las necesidades de este, por ello  resulta difícil comparar la música clásica de los grandes maestros como Bach o Beethoven con el rock contestatario de la década de los sesenta y setenta y así sucesivamente, la música en este nuevo siglo tiene una diversidad de estilos y géneros que responden a las necesidades actuales del ser humano, en el caso de adolescentes y jóvenes hispano parlantes el reggaeton a copado casi en su totalidad su preferencia y gusto.

El reggaeton como genero musical nace de la mezcla del reggae y el hip-hop, con el tiempo las letras y contenidos de este genero musical han ido mutando hasta transformarse en casi un sinónimo de sexualidad y promiscuidad, con una construcción lírica incipiente de bajo contenido intelectual, poético y prosaico, la temática cae casi en un 100% en contenidos sexuales, drogas y de cosificación de la mujer, acompañado con armonías igual de sencillas y ritmos acelerados que dan lugar  al baile el cual esta caracterizado por movimientos sexuales implícitos, naciendo así un subgénero llamado “perreo”, donde el toqueteo de carácter sexual es parte esencial del baile.

La juventud actual esta tremendamente influenciada por no decir condicionada por los diversos medios de comunicación tanto tradicionales como alternativos, lastimosamente estos medios muestran una sociedad de consumo donde la sexualidad, la promiscuidad y hasta las felonías son imprescindibles para alcanzar la tan esquiva felicidad, es de esta manera que el reggaeton   encuentra una gran acogida entre adolescentes y jóvenes, ya que en su lírica y en su puesta en escena (vídeos, conciertos) muestran  exactamente lo que los medios de comunicación masivos se encargan de transmitir, es decir, sexualidad desenfrenada, drogas y felonías.

Los jóvenes y adolescentes al estar condicionados por los medios de comunicación, al no tener en su mayoría una familia estable y al no encontrar un espacio dentro de la sociedad encuentran en el reggaeton un sentido de pertenencia, de aceptación y de identificación con todo lo que esto conlleva, ahora es necesario ser claros este genero musical en si no lleva a las personas que lo escuchan a tener relaciones sexuales promiscuas o a consumir drogas, pero si puede llegar a condicionarlo, la lírica (si se puede llamar así) de este genero musical al estar cargada de insinuaciones sexuales explicitas sumadas al ritmo y al baile invitan de manera directa a jóvenes y adolescentes a tener relaciones sexuales cóitales como parte inherente a la música, obviamente que esto va ligado a consumo de alcohol, drogas o ambos y a la falta de control parental.

De seguro muchos jóvenes y adolescentes no estarán de acuerdo con lo expresado en esta pequeña reflexión, pero creo necesario que estos empiecen a analizar las letras de las canciones que escuchan de manera frecuente, obviamente este análisis tiene que venir de la mano de una adecuada guía familiar reforzada con políticas educativas que den las herramientas necesarias para que estos puedan  entender y comprender los mensajes sexuales explícitos que se encuentran dentro de la mayoría de las canciones de reggaeton y perreo, como ejemplo les dejo algunas estrofas de canciones que dentro de este genero son éxitos radiales y de descargas digitales:

Rompe condones (Daddy Yankee)
“Dime lo que tienes entre las piernotas
yo rompo condones como cosa loca
no tiene una bellotita, tiene una bellota
vete al carajo y mamame la tota”

Perros Salvajes (Daddy Yankee)
“Ya se formó el escándalo, se que tu andas buscándolo
Dale métele hasta abajo y levántalo
Voy a dejarte mi huella en el pantalón
Ataca bandolera muévelo síguelo, lo que tu quieras ya pide
Al menos te sube el liquido yo no soy tímido
Ahora busca el booly, tengo los colmillos puesto pa’ comerte el booty
En medio del desorden voy a pasarte el rolly
Nosotros la montamos aunque llegue la poli”

El Taxi (Pitbull)
“Ella está pa un accidente, no me importa si está crazy
No me importa si hace vino por ahí
cho cho cho fe para el taxi
cho cho cho cho cho fe para el taxi
No me importa si es casada
No la quiero pa instalarme
Yo no quiero que sea sólo para mí”

Como vemos, las letras aparte de no tener un mínimo de construcción lírico – intelectual cosifican a la mujer como un mero objeto sexual al cual debe usarse para luego desecharse, este tipo de letras son la que escuchan nuestros jóvenes todos los días, sostengo que si bien este genero musical por si solo no puede hacer que exista relaciones sexuales cóitales entre jóvenes y adolescentes con todas las consecuencias que traen consigo (embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual, promiscuidad, etc.) en determinadas circunstancias puede llegar a condicionarlos para que se comporten de esta manera.

El problema esta planteado, no creo que la solución venga de la mano de la censura, sino de la educación en el hogar y de la formación en las escuelas.