martes, 30 de junio de 2015

EL PADRE MATEO, EL 10% Y EL MINISTRO QUINTANA



El tema salud siempre ha sido una preocupación para el pueblo boliviano debido a la falta alarmante de recursos y medios para que los usuarios del sistema de salud pública puedan ser atendidos de manera eficaz, adecuada y pronta.



El Padre Mateo Bautista haciendo eco de estas necesidades comenzó una campaña mediática para pedir que el Estado invierta en salud un 10% del total de presupuesto anual de la nación, dicha campaña para ser honestos se inicio hace varios meses atrás, al principio no hizo eco en casi nadie, solo un par de programas televisivos nocturnos que salen a nivel nacional desde la ciudad de Santa Cruz trataron el tema con cierto interés, inclusive el mismísimo Vicepresidente  del Estado vio con buenos ojos la cruzada en solitario del sacerdote católico.



Esta cruzada por el 10% para la salud, como fue bautizada por el Padre Mateo no fue tema coyuntural en casi ningún medio de comunicación, parecía sin duda un profeta gritando en el desierto, si bien las intenciones del Padre para lograr una mayor inversión estatal en salud es loable y hasta necesaria cuando los políticos se apoderaran de este tipo de ideas y necesidades siempre las terminan corrompiendo, en este sentido pareciera que el sacerdote en cuestión fue asesorado por miembros de la bancada de oposición de la Asamblea Legislativa Plurinacional para presentar su anteproyecto de ley, lastimosamente lo asesoraron mal, ya que en el anteproyecto mencionado existieron falencias  sobre porcentajes y conceptos técnicos en lo que refiere a la inversión en materia salud por parte del Estado, como ejemplo, el Padre Mateo pide que se invierta un 10%  en salud del total del presupuesto anual de la nación, sus asesores al parecer no leyeron bien los datos actuales en esta materia y no se dieron cuenta que en la actualidad se invierte el 11% en materia de salud.



No creo que nadie ponga en duda la buena voluntad del Padre Mateo que busca  una mejor calidad de servicios en salud, lo que si molesta es la intromisión de agentes políticos de oposición que en vez coadyuvar al mencionado sacerdote, lo perjudicaron, hasta ahí la posición y las exigencias del Padre podían muy bien pasar desapercibidas o en todo caso ser acompañadas por personeros del gobierno para ahondar en los temas en común, por ejemplo, la creación de un Hospital Oncológico altamente necesario en nuestro país.



Lastimosamente lo descrito estuvo muy lejos de ser realidad, al parecer al Ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana también lo asesoraron mal, salio a la palestra y lanzo una serie de acusaciones e improperios hacia el Padre Mateo totalmente fuera de lugar, dando la impresión de que los funcionarios del actual gobierno viven en una nube de soberbia y aislamiento, lo cual impide que sientan cierto tipo de empatía con la gente y por ende carezcan de asertividad en el trato con el prójimo, construyendo así una confrontación innecesaria y hasta tonta.



No cabe la menor duda que la inversión en materia salud sigue siendo insuficiente debido a la gran cantidad de carencias y necesidades existentes en la atención del día a día hacia los enfermos, una mayor inversión por parte del Estado en este sentido es altamente necesaria, pero cuando estas carencias y necesidades son tomadas por agentes políticos de uno u otro lado las buenas intenciones se corrompen y al hacerlo terminan cayendo en saco roto, ojala en un futuro cercano se pueda retomar el tema de inversión en salud dejando de lado egos personales, celos y egoísmos políticos y se llegue a buen puerto por el bien de la gente que peregrina día y noche en centros de salud y hospitales pidiendo un poco de alivio a sus dolores y dolencias, tanto el Padre Mateo como los personeros del Gobierno tendrían que darse un baño de humildad y tratar de encontrar puntos de encuentro y concordancia para aportar a una mejora en la atención en salud en todos su ámbitos.