Ir al contenido principal

SANTIDAD Y TRABAJO

La vida cotidiana para el cristiano esta llena de retos y obstáculos, la sociedad se empeña en poner las cosas difíciles para el creyente con un sin fin de pruebas que hacen tambalear la FE en DIOS y hasta en uno mismo, pero es justamente en esta lucha diaria donde el creyente encuentra el camino a la santidad; la vida diaria y sus retos no deben ser objeto de retraimiento, por el contrario, deben servir de estímulo para alcanzar la santidad en una sociedad adversa.

Es necesario comprender a cabalidad que el cristiano es llamado a la santidad santificando su vida, y una parte importante de esta es el trabajo, el cual por más grande o pequeño que sea es  instrumento no solo del sustento diario, también es un instrumento de DIOS mediante el cual el creyente comprometido siembra en el día a día la semilla del Reino de Dios.

El trabajo desde el punto de vista cristiano es  bendición y por esta condición también es instrumento de evangelización, por ende respetarlo y realizarlo de manera eficiente de acordé a las exigencias particulares de cada labor es en principio la mejor forma de agradecer la posibilidad de ganar de manera honrada y digna el pan de cada día, amar y respetar el trajín propio del trabajo diario transforma la desidia propia de la rutina en un espacio único para santificarlo y a la vez llevar bendición y paz a las personas que  rodean la jornada laboral.

La familia y el trabajo son en definitiva donde el mayor número de creyentes viven su FE día a día, es en ellos donde se construye el Reino de Dios y donde el creyente encuentra SANTIDAD, en medio de las cosas sencillas que nos brinda la vida y que nos regala DIOS, el creyente está llamado a santificar su familia y trabajo siguiendo a cabalidad el camino que nos presenta EL EVANGELIO.

Este nuevo siglo nos presenta el reto de construir SANTIDAD en medio de una sociedad relativista y egocéntrica, transformando rutinas en bendiciones, es ahí donde la santificación del trabajo encuentra su máxima expresión, y es que cualquier labor o trabajo realizado bajo preceptos cristianos llena de  paz, coherencia y honestidad a una sociedad ávida de esperanza y amor.

Marce Miranda Loayza

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter 

ARTÍCULOS MÁS VISTOS

CONTEMPLANDO CON MARÍA

María es sin duda el modelo perfecto de la contemplación, en ella esté carisma se hace vida y a la vez silencio, vida en su vientre y silencio en su corazón, contempló a su hijo en aquel pesebre de Belén y también lo contempló en aquella cruz en las afueras de Jerusalén. Seguir el camino de María en la contemplación es entregar todo a DIOS, aún en medio del dolor, por ende confiar y esperar muchas veces en silencio y con el corazón roto.
La entrega total de María para con su hijo si bien implica " ser la esclava del Señor", también tiene pasajes de fortaleza y firmeza,  el Magnificat por ejemplo es sinónimo de FE,   firmeza y templanza, María contempla también el dolor humano y la injusticia reconociendo a su vez que solo DIOS es capaz de destronar a los poderosos, pues es solo en su justicia donde el humilde encuentra paz y sosiego.
Los pocos pasajes bíblicos que hacen referencia a María siempre se la representa contemplando no solo  a Jesús, también contempla las necesidade…

PAN DE VIDA Y VINO DE AMOR

La comida Pascual para el pueblo judío no solo era compartir alimentos y vino, significaba para ellos conmemorar el paso de su pueblo de la esclavitud de Egipto hacia la libertad en el desierto, con todo lo que ésto trajo consigo, hambre, frustración, desconfianza, milagros y FE, celebrar la Pascua por tanto era el acto más sagrado dentro de la cultura judía de la época.
Jerusalén era el epicentro de esta celebración y Jesús decide pasar la Pascua ahí, aún a sabiendas que su vida corría peligro  pues las autoridades del Sanedrín estaban buscando el momento propicio para arrestarlo, casi a escondidas Jesús y sus discípulos se reúnen para compartir una cena pascual, si bien la tradición judía tenía una serie de ritos para  su realización Jesús rompe los esquemas, primero expone el anhelo que tenía de pasar la Pascua entre sus amigos, luego toma el pan y lo bendice pasándolo entre sus amigos diciéndoles que ese era su cuerpo, para luego bendecir el vino para pasarlo entre sus discípulos d…

CONTEMPLANDO EL AMOR

Contemplar a Dios en su infinito amor es un carisma precioso que se logra solo con la gracia divina, Dios permite que se lo contemple a través de la Fe y la perseverancia, es por ello que la vida contemplativa requiere entrega total al AMOR PERFECTO DE DIOS, de esto existen innumerables testimonios de personas que alcanzaron la santidad a través de la contemplación.
Ahora bien, contemplar a DIOS también se puede lograr en la vida diaria, es decir en la familia,  trabajo, etc., la vida en si está predispuesta a contemplar la creación perfecta de DIOS.
Contemplar la creación requiere sobre todo humildad, solo un corazón humilde puede llegar a ver en todo su esplendor la magnificencia de una puesta de sol, la belleza perfecta de una flor,  la grandeza de las estrellas en una noche clara o el imponente retumbar de rayos y truenos. Solo en la humildad en la que nos reconocemos pequeños ante la creación de Dios podemos contemplar toda la creación y exclamar como San Francisco de Asís y decir …

AQUELL@S AMIG@S …..LOS QUE SE FUERON

No soy mucho de tener amigos, los puedo contar con los dedos de una sola mano, por ello encontrar alguno es como señala la PALABRA, un verdadero tesoro.
En el colegio no era de tener amigos, es más en muchos casos me molestaba la presencia de mis compañeros de aula, prefería, mejor dicho, me encantaba estar solo, recuerdo bien que esperaba con ansias la hora del recreo no para salir a jugar con la pelota corriendo como tonto detrás de ella, simplemente salía a caminar por ahí perdiéndome en mis fantasías, sueños y pensamientos. Ya en casa prefería jugar solo al tapagol, o improvisar una guitarra con algunas ligas y trozos de madera, recuerdo con mucho cariño aquella mañana de mi cumpleaños donde vi a la que seria mi mejor amiga por muchos años, mi primera guitarra.
Ya en la adolescencia y juventud como todo joven me gustaba salir a pasear, mejor dicho a “pajarear” sin rumbo por las calles, había conocido a  un grupo de buenos amigos, “el chino”, “el loco”, “el goyco”, “el taba”, “el z”,…