jueves, 28 de septiembre de 2017

TODOS QUIEREN CORREGIR AL PAPA

La llegada de Jorge Mario Bergoglio al papado significó para muchos un aire de esperanza y frescura para la Iglesia Católica, su sencillez al hablar, vestir y vivir cambio no sólo la imagen del Vaticano, también acerco al papado a muchos fieles que por diversas circunstancias se habían alejado de la FE y de la Iglesia, un Papa de origen latinoamericano se sentaba por primera vez en la silla de Pedro y por ende muchos paradigmas fueron cambiando.

La Iglesia Católica es sin duda guardiana de la ortodoxia y la sana doctrina, vela no sólo por la espiritualidad y la Fe, también guía a sus fieles por los senderos de la ética y la moral en todos sus ámbitos.

El celo existente dentro de la Iglesia por la adecuada reflexión teológica doctrinal ha llevado a algunos fieles a jalarse de los cabellos por las supuestas faltas a la doctrina y a la moral por parte del Papa Francisco.

Lo que verdaderamente molesta a los guardianes de la Fe y la ortodoxia no es que el Papa haya dejado en desuso los tradicionales zapatitos rojos, o que haya desistido de habitar en las lujosas habitaciones destinadas al Papa, tampoco el carácter netamente latino de Francisco, lo que realmente les molesta hasta incluso perder los estribos a estos heraldos de la Fe y de la integridad dogmática es que el Papa haya abierto las puertas de la Iglesia a los "divorciados" y vueltos a casar, este grueso de los fieles (basta dar un vistazo a las estadísticas de divorcios a nivel mundial) fueron considerados (hasta ahora) como cristianos de segunda clase, indignos de acercarse a la EUCARISTÍA por vivir en abierta contradicción a la Palabra y a la Doctrina.

El celo doctrinal de los defensores de la Fe se remite exclusivamente a la Encíclica Amoris Laetitia, el drama mediático generado por estos "fieles tradicionalistas y buenitos" que en su pureza extrema ven con escándalo fariseico que los divorciados y vueltos a casar puedan acceder a la EUCARISTÍA, como si EL SACRAMENTO en si fuese propiedad de unos pocos puros de corazón y de alma pura desdice al rostro misericordioso de DIOS.

Los EVANGELIOS describen situaciones puntuales donde JESÚS comparte varios "banquetes" con publicanos, pecadores y prostitutas,  las comidas en el contexto bíblico no sólo representan un compartir de alimentos y bebidas en un clima distendido, son una representación del REINO de DIOS, donde los pecadores arrepentidos encuentran cobijo y perdón, no se les niega la posibilidad de comer a lado del HIJO DE DIOS, tampoco se les niega la posibilidad de seguirlo, JESÚS nos muestra el verdadero rostro de DIOS, ese que hace fiesta cuando un pecador arrepentido regresa a la Casa del Padre.

Aferrarse ciegamente a la norma sin abrir espacio al arrepentimiento y al perdón contradice definitivamente al EVANGELIO que  estos defensores de la Fe y la doctrina dicen seguir,  la posibilidad de acceder al SACRAMENTO de la EUCARISTÍA por parte de divorciados y vueltos a casar luego de un discernimiento personal con un adecuado acompañamiento pastoral no es ir en contra de la doctrina o la moral, es una acción de misericordia, es hacer fiesta para recibir y abrazar al pecador arrepentido.

La ceguera pastoral y teológica de los defensores fariseicos de la moral y la tradición encierra su corazón y discernimiento en una oscuridad peligrosa, ya que estos deberían saber bien que negar la misericordia y el perdón contradice su postura de salvadores de la sana doctrina, ya que el AMOR tiene primacía sobre la norma,  el verdadero AMOR construye, abre puertas, abraza y perdona, no condena ni es mezquino, cuidado que los guardianes de la doctrina por tanto condenar terminen siendo condenados.

En todo caso los fieles que en su vida de FE siguieron con temor evangélico los lineamientos de la IGLESIA y su doctrina, no se sientan decepcionados, recuerden al hermano mayor en la parábola del Hijo Pródigo, al final cuando  le reclama a su padre éste le dice con pleno AMOR y justicia, "todo lo mío es tuyo".

Marce Miranda Loayza

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter