martes, 11 de octubre de 2016

¿A QUIEN PERTENECE TU CORAZÓN?

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest 

DIOS  nos da plena libertad de elegir entre hacer el bien y vivir en coherencia con la o abrazar el mal y por consiguiente obrar de acorde con este extremo.

Una vida en coherencia no siempre es fácil de seguir,  existen muchas voces contrarias a este propósito que se empeñan día tras día en hacernos creer que DIOS no es más que un cuento antiguo para niños y que el MAL en si mismo no existe,  que es una simple metáfora mal entendida. Éstos dos aspectos son ampliamente difundidos por todos los medios de comunicación habidos y por haber,  sin temor a equivocarme podría afirmar que el infierno tiene un "plan turístico" impresionante con una maquinaria de marketing envidiable,  todo esto con el fin de seducir el corazón humano para luego enfriarlo y posteriormente destruirlo.

DIOS por el contrario no usa tanta parafernalia,  no seduce con poder, dinero,  sexo y diversión,  nos muestra su AMOR en los milagros diarios colmados de belleza y misericordia para con nosotros,  El REINO de DIOS se construye de a poquito,  pedacito a pedacito,  puede llegar a pasar desapercibido y hasta ser despreciado, pero es ETERNO y JUSTO.

El CORAZÓN HUMANO tiene la potestad de elegir entre las luces, el poder y la muerte o EL AMOR, LA FÉ y LA ETERNIDAD, lo primero viene acompañado de placeres momentáneos y parafernalia mediática,  lo segundo viene de la mano del AMOR,  LA EUCARISTÍA y EL PERDÓN, si bien la primera opción a simple vista conlleva muchos más "beneficios" al final carcome el alma y empeña el corazón,  JESÚS por el contrario se manifiesta en lo pequeño,  pero una vez dentro del corazón humano lo forra de amor y de fortaleza,  late ante la soledad y lucha frente la adversidad.

Las opciones están dadas, la vida y la muerte se presentan ante nuestra puerta,  la cultura de muerte pretende apropiarse de nuestras vidas, las drogas, el alcohol, el aborto,  halloween, etc., pretenden hacernos creer que lo malo no es tan malo y que lo bueno discrimina y  divide, mientras que DIOS se presenta ante nosotros en su INFINITO AMOR, nos acaricia en la suave brisa de la mañana, nos refresca con su lluvia y nos brinda su MISERICORDIA y calor.

No dejemos que la parafernalia que trae consigo la cultura de muerte  (aborto,  drogas, alcohol, soledad, suicidio,  halloween, etc.), nos desvíen de nuestro camino de salvación,  las luces de neón pueden llegar a encandilarnos, pero solo la perpetuidad de la LUZ DE CRISTO puede llegar a enamorarnos.



La decisión siempre sera personal,  CRISTO quiere habitar en tu corazón,  solo tienes que dejarlo pasar.

Marce Miranda Loayza