miércoles, 21 de septiembre de 2016

PURIFICANDO LA FÉ A LA LUZ DE LA RAZÓN

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest 

Si nos dieran a beber un poco de agua sin hervir, filtrar o tratar,  muy probablemente quedaríamos expuestos a algún tipo de infección o enfermedad estomacal,  algo parecido sucede con la , si tomamos como "verdad" todo lo que nos llega por las redes sociales, medios de comunicación masivos o por algunos "iluminados" corremos el riesgo de contraer alguna rara enfermedad espiritual, causando graves daños al corazón y al espíritu. 

La debe ser purificada a la luz de la razón,  madurar en nuestro camino espiritual conlleva saber discernir entre lo que proviene de la luz de la   y  lo que trata de tergiversarla.

Si bien la parte espiritual que conlleva creer en DIOS es sumamente importante, es  necesario diferenciarla de una vertiente "espiritualoide"  que no sólo tergiversa la , también la destruye, es por ello que resulta primordial hacer a un lado todo tipo de "creencias" que no estén cimentadas en los EVANGELIOS o en la Doctrina.

Las "cadenas" de watsapp, videos de YouTube con supuestas apariciones de la Virgen o de Jesús,  los mensajes de "videntes iluminados" que actúan como si fuesen los carteros exclusivos de DIOS, la fé en la "angeología" o los estudios bíblicos que ignoran la Doctrina de la Iglesia y la sucesión apostólica llegan a tergiversar a tal punto la fé que la convierten en un cúmulo de supercherías y creencias sin fundamento que acorazan el corazón impidiendo así que entre la luz verdadera del EVANGELIO.

Creer en estás vertientes "espiritualoides"  que ven en el "milagro fácil" algún tipo de revelación divina alejan al creyente de los verdaderos milagros que nos regala DIOS todos los días,  lo sobrenatural se convierte en morbosidad y la belleza natural en algo normal sin trascendencia, olvidando que DIOS se manifiesta en  nuestras vidas en lo pequeño y humilde.

Depositar nuestra en este tipo de creencias nos aleja de DIOS ya que el "milagro fácil" o el "mensaje iluminado" nublan nuestra visión hacía el EVANGELIO y nos alejan del camino de salvación.

Es necesario aprender a discernir los milagros que provienen de DIOS y los espejismos de una falsa espiritualidad que conllevan devociones y creencias erróneas.

La debe ser purificada a la luz de la razón,  cimentada en EL AMOR de DIOS y vivida en  MISERICORDIA.

Marce Miranda Loayza