jueves, 13 de diciembre de 2012

EL MEJOR REGALO


Al acercarse las fiestas de fin de año la mayoría de las capitales y ciudades del mundo se van adornando con luces, árboles navideños y ornamentos relacionados con la época, no cabe duda que ver de esta manera las distintas calles, avenidas y plazas evocan sentimientos de paz, amor, o al menos así debería ser, pero lastimosamente vivimos en unos tiempos medio extraños y confusos, donde lo primordial son los regalos, la cena, la borrachera y los viajes  que la conmemoración en si de la Navidad y lo que esta conlleva.

Poco a poco el mundo esta olvidando el significado real de la navidad, me imagino que es por esta razón que por estas épocas nace el famoso “estrés de fin de año”, uno se da cuenta de ello al ver a miles de personas salir a las calles totalmente agitadas y aceleradas, como si el mundo estuviese a punto de acabarse, es increíble ver a las tiendas de juguetes llenas de potenciales compradores peleándose por algún determinado juguete como si la felicidad y la vida misma dependiera de ello, ni que decir de la congestión vehicular “típica” de las épocas navideñas, todos piensan en la cena de navidad, o que si el aguinaldo les va a alcanzar para comprar todos los regalos pensados, las calles se ven repletas de gentes, codeándose unos con otros, pero muy pocas veces compartiendo, o tan siquiera hablando, la sociedad entera muestra su lado más consumista e individualista, no es por nada que justamente a fin de año se eleven considerablemente los índices de suicidios, la empatía y la solidaridad ya no son vistas como importantes, el relativismo y el consumismo han tomado su lugar dentro de la sociedad.

El consumismo prácticamente se ha “comprado” a la Navidad, es más común ver por todo lado a Santa Claus con sus renos o a los famosos duendes del polo norte, que a JESÚS mismo, la razón es sencilla, los personajes antes mencionados representan a una navidad consumista, individualista y hedonista, mientras que JESÚS representa al amor infinito de DIOS que dio a su propio hijo para que se sacrificara por nosotros, obviamente esto no es “vendible” ni rentable, es más si pudiese ser eliminado de la Navidad seria mucho mejor, pues una Navidad de amor y esperanza simplemente perjudicaría a muchos interese económicos que prefieren ver al ser humano hipnotizado o mejor dicho idiotizado con las “ofertas navideñas” con todo lo que esto conlleva.

Esta nuestra sociedad consumista nos muestra por todos los medios posibles que una buena navidad es estar sentados alrededor de una coca cola, disfrutando de una fastuosa cena o en todo caso tener al pie del árbol de navidad un sin fin de regalos, desde computadoras hasta aquellos juguetes irrelevantes y hasta obscenos que salen al mercado por estas épocas, pobre de aquel que se anime a contradecir nuestra sociedad elitista y de consumo, pobre de aquel que se anime a llevar el nombre de JESÚS como la fuente misma de la navidad, a esos se los tilda de radicales o fanáticos religiosos, ni que decir de las leyes actuales, las cuales están supuestamente abiertas hacia un pluralismo religioso que defiende a todas las creencias, pero que prefiere darle la espalda a CRISTO y a su IGLESIA.

De esta manera se viven las fiestas de fin de año, sin medir gastos y sin tener propósitos, pues bien, creo que es tiempo de cambiar esta realidad absurda en la que nos desenvolvemos ya que el amor no se compra ni se mendiga simplemente SE MERECE, EL MEJOR REGALO para una niña o un niño por parte de sus padres no es el juguete de moda es simplemente tener una familia unida, llena de amor y con los padres con suficiente tiempo para compartir con sus hijos, EL MEJOR REGALO para dar a nuestros padres y abuelitos no son suéteres de lana o botellas de vino, simplemente es demostrarles nuestro amor día tras día y sin esperar nada a cambio, EL MEJOR REGALO para cualquier niño o niña no es llenarlos de obsequios caros que al final ni siquiera valoran en su real magnitud, simplemente es enseñarles a crecer como buenas personas, con los valores necesarios para que puedan desenvolverse en la vida como buenas personas, EL MEJOR REGALO para los indigentes y chicos de la calle, no es un panteón y una frazada a medio uso, es darles tu tiempo no solo para trabajar con ellos en su salud o reinserción en la sociedad sino también para compartir tu amistad con ellos, y definitivamente EL MEJOR REGALO para toda la humanidad no es un árbol navideño , no es una coca cola, no son los panteones y roscas navideñas, el MEJOR REGALO DE NAVIDAD es JESÚS el Hijo de DIOS hecho hombre para redimirnos y mostrarnos el camino hacia EL PADRE, solo de esta manera viviremos no solo una feliz Navidad sino una ETERNA NAVIDAD