martes, 7 de agosto de 2012

COMO CONSTRUIR MENTIRAS

Ya no resulta para nada extraño el bombardeo mediático al cual somos sometidos los bolivianos día tras día, no cabe duda que el Estado Plurinacional de Bolivia tiene dinero y de sobra para publicitar hasta casi el cansancio los supuestos logros oficialistas los cuales muestran un país casi maravilloso y lleno de amor y dialogo, encandilando así a un gran numero de compatriotas que por lo menos hasta ahora se han dejado llevar por las supuestas bonanzas del actual gobierno y su castillo de naipes.

La receta del aparato estatal en materia de comunicación es simple pero a la vez eficaz, primeramente se descalifica cualquier punto de vista contrario al gobierno de Evo Morales, para esto se utilizan todos los medios posibles, en este sentido es normal ver al Vicepresidente Linera en conferencias de prensa lanzando dardos contra cualquier oposito que ose disentir con el actual gobierno, en esa misma línea tenemos a ministros, viceministros, y hasta fiscales, los cuales salen a la palestra como jauría rabiosa cerrando filas en torno a su “jefazo”, como segundo paso tenemos la asfíxica mediática a la cual se somete al pueblo boliviano, spots radiales y televisivos favorables a las políticas publicas de Morales son una aburrida constante en los medios, pero la cosa no para ahí, la casi monopolización de los medios radiales es realmente alarmante en especial el las áreas rurales, de mas esta decir que la información que lanzan al aire estas emisoras son dirigidas y maquilladas para hacer aparecer al gobierno como victima de ataques infundados de los medios de comunicación no afines al MAS queriendo con ello generar rechazo a cualquier voz disidente y apoyo incondicional a las políticas del partido de gobierno. En lo que toca a los medios televisivos, el aparato estatal a parte de contar con una red nacional propia del estado, tiene a su favor una red privada muy importante donde al parecer ciertos altos ejecutivos de gobierno tienen importantes acciones, por ello no resulta extraño ver derramar elogios y simpatías hacia el gobierno de Morales, también posee un medio impreso de difusión nacional, el matutino “EL CAMBIO” donde prácticamente se fabrican noticias alentadoras sobre las políticas de gobierno.

De esta manera se “maquillan” las incontables incógnitas, preocupaciones y necesidades del pueblo boliviano, pero no se quedan ahí , la fabrica de mentiras necesita de algunas cosas más, primero es necesario una total sumisión del poder judicial hacia el gobierno de Morales, de esta manera se ha logrado enjuiciar a todos y cada uno de los opositores del Gobierno actual, muchos de ellos no solo con uno sino con mas de una docena de imputaciones, la mayoría de estas sacada de los pelos, todo esto con la venia del contralor, cortes supremas de justicia y obviamente jueces y fiscales.

Pero para construir una buena mentira el aparato estatal también recurre a técnicas que realmente dejarían boquiabiertos a los mas grandes magos del mundo, desde la desaparición de pruebas de corrupción hasta la aparición de “electores fantasmas” en especial en época de elecciones, también suele ocurrir que el mismísimo presidente desaparece a la hora de las represalias contra las voces disidentes del MAS o al momento de dictar leyes o normas antipopulares dejando esa amarga tarea al vicepresidente Linera o algunos de sus ministros, esto para que Morales guarde su imagen santa y popular ante los llamados movimientos sociales.

Por si esto fuera poco a parir de una hábil construcción mediática se ha llegado a cuasi entronizar la figura de Evo Morales cual si de un Dios Andino se tratase, en este sentido es normal verlo fungiendo cual sumo sacerdote en matrimonios masivos, en celebraciones andino-aymaras o en sus famosas entronizaciones en las ruinas de Tiwanaku, en este camino también lo tenemos al Vicepresidente Linera que pronto celebrara su matrimonio en dichas ruinas, como vemos se nos ha hecho creer que el llamado proceso de cambio liderizado por el MAS era una especie de lámpara maravillosa la cual con solo frotarla sacaría como por arte de magia de la pobreza al pueblo boliviano es así que el mismo presidente Morales prometió que hasta el 2015 Bolivia seria como una especie de Suiza latinoamericana, cosa que obviamente no esta sucediendo.

Así se va construyendo la mentira del proceso de cambio, mentira tras mentira se edifican castillos de naipes con pompas de jabón.