lunes, 23 de abril de 2018

UNA SOCIEDAD CASI MUERTA

No pasa un solo día sin que nos encontremos con noticias horrendas ligadas al descontrol en el que se desenvuelve la sociedad entera, asesinatos, violaciones, secuestros son el pan nuestro de cada día, lo curioso de todo esto es que pareciera que poco a poco nos hemos acostumbrado a ello, es decir, a desenvolvernos en medio de una sociedad casi muerta.

En este ambiente casi oscuro donde la gente honesta vive casi entre rejas y los amantes de la maldad se desenvuelven tranquilamente en las calles el ser humano anda buscando respuestas a esta coyuntura de violencia y horror,
al no poder encontrarlas busca culpables, obviamente en esta búsqueda omite cuestionase a si mismo, es así que en su afán acusatorio encuentra responsables a la religión, la fe y por ultimo a DIOS.

El ser humano a sentado en el banquillo de los acusados a todo lo que este relacionado con la divinidad y lo trascendente, en este sentido, el incremento en el numero de abortos y victimas de esta  es culpa del Cristianismo y sus preceptos morales, si hay un incremento en el numero de divorcios es culpa del matrimonio religioso, la culpa de que se incrementes los embarazos no deseados entre jóvenes de 13 a 18 años es culpa de la doctrina moral de la Iglesia Católica, el hambre y la pobreza es también culpa de esta y así sucesivamente podríamos enumerar un sin fin de argumentos los cuales tienden a culpar a la religión y sus instituciones, DIOS tampoco se salva, se lo acusa de ser culpable de guerras, terremotos, genocidios, incendios, etc., etc., etc.,

Definitivamente resulta mas simple culpar a DIOS y a la religión de la tragedia que el mismo ser humano se ha encargado construir, la humanidad prefiere desentenderse de lo divino,  desligándose así de cualquier precepto ético y moral,  el relativismo prefiere construir su propia religión o creencia, en el afán de buscar una “divinidad” menos exigente y “más comprensiva”, liberándose así de cualquier canon moral.

Con esta visión tan ceñida en contra de la FE y la Religión simplemente se ha preferido sacar a DIOS de la vida del ser humano mediante decretos y leyes, consecuencia de ello la educación dependiente de los diferentes estados y gobiernos ya no se basan en valores y preceptos religiosos sino en fundamentos laicistas, individualistas y egoístas, lo curioso es que a pesar de haber tratado de sacar la FE de la sociedad los males de esta no han dejado de aparecer con más fuerza y vehemencia.

Nada ha cambiado con la influencia del laicismo, siguen los asesinatos, guerras, suicidios, etc., es más, me atrevería a afirmar que estos males, en la mayoría de los casos, se han acentuado y es que la presencia de DIOS y del Cristianismo dentro de la sociedad a pesar de todos los peros que puedan existir siempre resulta positiva en la construcción de una humanidad con mayor énfasis en el AMOR,  el cual conlleva solidaridad y empatía.

Las culturas o sociedades supuestamente más desarrolladas prefieren alejarse de lo divino argumentando la famosa pluralidad de culto, por ello ahora resulta ofensivo tener crucifijos en las escuelas, pero poseer un arma de fuego no es ofensivo, es un derecho, de esta manera nuestra sociedad se envilece, se encierra en si misma y poco a poco se muere.

No podemos olvidar que el cristianismo ha influenciado enormemente en toda raza y cultura, por ende resulta ilógico tratar de eliminarlo de un plumazo, DIOS se sigue manifestando en nosotros, se sigue revelando día tras día, y a pesar de que la sociedad se empecine en culpar al cristianismo y a la Iglesia de todas las desgracias de la humanidad, la FE lejos de disminuir ha ido creciendo con nuevas ideas, con renovadas fuerzas y con voz más firme....

Marce Miranda Loayza

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter