lunes, 27 de junio de 2011

BASURA POR CULTURA


La cultura es la manifestación de una sociedad determinada, por ende cada sociedad tiene sus propias expresiones, vivencias y tradiciones de ahí que no podemos generalizar como única y valida la cultura occidental, cae en saco roto tratar de generalizar una sola visión y civilización para toda la humanidad, pero lastimosamente pasa todo lo contrario ya que las grandes empresas de comunicación oral, escrita y televisiva tratan a toda costa de imponer un solo enfoque que obviamente vendría a ser el occidental que por lo menos en el siglo que va esta lleno de vicios, basura, violencia, sexo y por sobre todo poca creatividad.

La globalización tiene mucho que ver en esto ya que el uso de los medios de comunicación masivos nos han hecho creer que existe una sola visión y cultura valida, que supuestamente viven en plena democracia y donde los derechos humanos son plenamente respetados y exaltados, las otras visiones son totalmente descalificadas y muchas veces expuestas como incivilizadas e ignorantes, como el bombardeo comunicacional es tan intenso surge entre los jóvenes una fuerte inclinación hacia la alienación renegando así de su cultura y raíces para convertirse en una mala imitación de una sociedad ajena e indiferente.

Ahora bien es necesario ser claros en esto, entre las décadas de los 50 hasta mediados de los 90 muchas de las tendencias mundiales en lo que se refiere a la música, moda y cine fueron altamente influenciadas por la cultura occidental y obviamente enriqueciendo con ello a la humanidad entera, cosa que no ocurre en la actualidad, atrás quedaron las grandes obras musicales y de cine de aquellos años, ahora se nos trata de vender basura e irracionalidad como grandes obras de arte, pero lo que realmente no puedo llegar a comprender es que a sabiendas de lo que se nos ofrece y vende con la etiqueta de “arte y cultura” la gente termine comprando y abrazando como suya estas verdaderas aberraciones con mensajes llenos de violencia e ignorancia.

Ejemplo de lo mencionado son las famosas encuestas y rankings de revistas, radios y televisoras donde posicionan a los famosos de la farándula y política occidental como los más influyentes del mundo entero, tampoco es novedad que en diversos programas se trate temas de ética y moralidad como absurdos y fuera de época y ni que decir de la cultura de guerra y muerte que prácticamente se nos “enchufa” día a día, tratando con ello de justificar guerras y crímenes cometidos en nombre del “mundo libre”

Creo que es necesario ser mucho más críticos y saber discernir con alto raciocinio entre lo que esta bien y lo que esta mal, ya que no podemos llegar a aceptar alegremente todo el bombardeo de sandeces y aberraciones que nos llegan a diario, después no andemos preguntándonos el porque de tanta violencia e indiferencia, solo vasta echar un vistazo a las noticia diarias para darnos cuenta del punto de estupidez al que estamos llegando, donde los ridículos vestidos de Lady Gaga o los senos de Jenifer López son noticias de primera plana, mientras miles de niñas y niños son violados y asesinados cada semana en Darfur.

Es necesario sacarnos las vendas de los ojos y empezar a razonar un poco para darnos cuenta que todo lo que nos venden y enseñan no son más que distracciones para desviar nuestra atención y miradas de los verdaderos problemas que aquejan a nuestra mal llamada humanidad, millones de jóvenes se suicidan anualmente, millones de niñas y niños mueren de hambre por falta de alimentos o por los desplazamientos propios de las guerras que siempre se cobran con los más indefensos, y ni que hablar del calentamiento global, estamos matando a nuestro propio planeta, pero no, increíblemente preferimos consumir las burdas noticias de nuestra sociedad occidental disque civilizada olvidando lo importante y trascendente para convertirnos en tontos y autómatas seguidores de la cultura de la basura.