lunes, 23 de mayo de 2011

¿EL PAIS DE LAS MARAVILLAS?....no más mentiras


Bolivia en los últimos tiempos vive entre burbujas de jabón, donde todo es perfecto, no pasa nada malo, el gobierno de Evo Morales toma las decisiones correctas, toma en cuenta a las minorías en la toma de decisiones y obviamente se preocupa por los desposeídos y pobres de la sociedad boliviana, para la comunidad internacional tenemos a un líder carismático de origen indígena que se preocupa por los derechos humanos y la lucha contra la pobreza, como ven todo va de maravilla ¿pero todo esto es cierto?

Si hacemos caso a ciegas de la millonaria campaña publicitaria que utiliza el gobierno del MAS, obviamente que la respuesta seria un si rotundo y sin objeciones, de igual manera si nos dejamos llevar por un romanticismo sesgado el resultado seria el mismo, pero par aquellos que pensamos un poco y usamos una sana critica para analizar la coyuntura actual que vive Bolivia, pues la respuesta es un rotundo no, y es que por mucho que se desee un cambio en la conducción económica y política del país, no se puede llegar a tapar el sol con un dedo y por ende no se puede ni mucho menos debe dejar de denunciar los múltiples abusos y malos manejos en la administración de la cosa publica por parte de muchos malos funcionarios del actual gobierno de Evo Morales.

Para empezar esta la terrible inseguridad ciudadana que se vive en el país, robos, asaltos, asesinatos, son el pan de cada día y encima tenemos el temible fantasma del narcotráfico que va ganado terreno en Bolivia, inclusive hay regiones como El Chapare donde la policía no tiene la más minima presencia, no por falta de personal si no por una mal llamada “autorregulación” de sectores cocaleros que utilizan una disque “policía sindical”, que lo único que hace es dar vía libre al trafico de drogas en el trópico cochabambino, llegando a utilizarse para tal efecto hasta niñas y niños, obviamente que para los funcionarios del gobierno esto es descabellado, lo niegan hasta el cansancio y echan la culpa del aumento en el trafico de drogas a la DEA, CIA, a la derecha, etc.

Del manejo económico, ni que decir, se vive en una terrible improvisación, y aunque el actual gobierno se declare a si mismo socialista, a la hora de justificar sus duras medidas económicas en contra del pueblo echan mano a indicadores totalmente neoliberales, nos llenan de excusas irrisorias y hasta infantiles, resumiendo, si la inflación en el país se esta saliendo de control es por culpa de los gringos, de la derecha cavernaria o de las mandarinas, mientras tanto el poder adquisitivo va bajando y los precios de la canasta familiar van subiendo.

Como dije la improvisación es una constante en el gobierno del MAS, otro lastimero ejemplo es la convocatoria a elecciones para magistrados y jueces, un día se dice una cosa, y como meten la pata hasta el hombro tiene que salir el presidente a apaciguar los ánimos dejando mal parados tanto al vicepresidente Linera como a los distintos ministros de estado, dejando claro en ello que a la hora de tomar decisiones prima más las posiciones hormonales que el estudio y la planificación, de eso ya no queda la menor duda.

El empecinamiento por tratar de controlar los medios de comunicación tanto convencionales como no convencionales se hace evidente, leyes que censuran la información y la comunicación son una constante amenaza en Bolivia, se quiere silenciar a todo aquel medio que no este en la línea totalitaria del actual gobierno, en este sentido pareciera que se esta siguiendo los pasos del Señor Hugo Chávez, inclusive en las ultimas semanas ha vuelto a aparecer sobre el tapete la ley sobre el control de la Internet, y ni que decir de la persecución política, en las ultimas semanas se han multiplicado las denuncias y procesos judiciales en contra de autoridades municipales y gobernaciones no afines al MAS, pero sobre los fuertes indicios de corrupción dentro del aparato estatal no se dice nada, es más varias veces el vicepresidente salio al paso de estas múltiples acusaciones indicando que son las pataletas de ahogado de la “derecha cavernaria”, ni que decir sobre la poca o nula preparación de muchos de los actuales funcionarios públicos, la mayoría de ellos tiene como única experiencia ser dirigente sindical o ser cocalero del trópico cochabambino.

Se dice que vivimos en un régimen que avanza hacia el socialismo, pero no entiendo como un gobierno que se dice socialista destina casi el 60% del presupuesto anual de la nación al aparato coercitivo del estado y solo un 3% para educación y salud.

Algo que causa gracia es la supuesta calidad de estado laico que tenemos, si bien es positivo que no exista ningún credo “oficial”, vemos entre risas y tristeza como se conforma una pseudo religión OFICIAL andina, con Evo Morales como su gran sacerdote, utilizando para ello una mescolanza de ritos y creencias que en verdad no tienen nada que ver con la cosmovisión andina.

Hay que ser sinceros, Evo Morales esta echando por la borda una oportunidad histórica de construir una Bolivia digna y libre de pobreza, pero no, el Señor Morales prefiere pelearse con todos sus detractores (que cada día son más) para construir una especie de incanato con el como su gran maestre…Bolivia no es el país de las maravillas, por el contrario, poco a poco nos encaminamos a las sombras de un totalitarismo que no nos traera nada bueno.