lunes, 21 de marzo de 2011

EL MUNDO SE DESANGRA Y NOSOTROS SIN HACER NADA


Estas ultimas semanas conmocionaron al mundo entero un sin fin de desgracias como ser deslizamientos, terremotos, tsunamis, guerras, peligros de radiación nuclear, crisis económica global etc., pareciera que vivimos el fin de los tiempos y que los jinetes del Apocalipsis andan cabalgando por ahí haciendo de las suyas, como se sugirió en algunos videos en los medios de comunicación masivos, de nuevo aparecieron los famosos folletitos sobre el fin del mundo o sobre las interminables profecías de Nostradamus o de la Virgen de Fátima, inclusive algunos ya se andan preparando para el famoso arrebatamiento donde los justos (es decir los seguidores de alguna que otra agrupación milenarista) desaparecerán de la faz de la tierra y no son pocos los que piensan que vamos a entrar a una nueva era con alineación de estrellas y constelaciones incluidas, la cosa es que muchos se preparan para el inminente final, lo interesante es que estos “preparativos” tienen un tinte tremendamente individualista, es decir la supuesta salvación es netamente personal sin pensar en el prójimo y sus múltiples necesidades. Como dato curioso se viene esperando el fin del mundo y la segunda venida de JESÚS desde los inicios mismos del cristianismo, inclusive con el paso de los años muchos aventureros se animaron a lanzar la fecha exacta del Apocalipsis para el asombro de sus leales seguidores, lastimosamente ese tan ansiado final nunca llego generando con ello frustración y hasta suicidios masivos.

La inmediatez de las noticias y de los medios de comunicación ha posibilitado ver estas desgracias casi al vivo, despertando dos sentimientos que lastimosamente muchas veces van de la mano, la solidaridad y el morbo, ambas despertadas por la crudeza de las imágenes, la gente se identifica con la gente, manda ayuda solidaria para los damnificados y llora frente al televisor, pero a la vez la curiosidad y morbo hacen que se “ingieran” cantidades enormes de noticias e imágenes de estos desastres, básicamente devoramos la desgracia ajena a través de los medios.

Lo interesante de estos hechos es que al ser trasmitidos “al vivo” por los mas media, luego de que dejan de ser titulares en los noticieros la gente tiende a olvidarlos, para estar más atentos a las nuevas noticias muchas de ellas banales y sin fondo, no nos sorprenda que a finales del próximo mes todo el mundo se olvide de las tragedias que ahora ocupan nuestro interés y nuestras “oraciones” para estar atentos a la boda del príncipe William y Kate Middleton y es que así es nuestra sociedad actual, totalmente inmediatista y por ende individualista, ¿o es que alguien se acuerda del terremoto en Haití y de la emergencia sanitaria que se vive en todo su territorio a causa de la epidemia del cólera que ya cobro miles de muertos? .

Nuestra sociedad occidental es producto de la información manipulada y muchas veces falseada de las grandes cadenas televisivas que a la vez responden a los intereses de grandes trasnacionales, es por esta misma razón que una gran parte de la información que recibimos ya llega parcializada, pero lo grave de este asunto es que nosotros sabemos bien esto pero no hacemos nada para cambiarlo, es más lo aceptamos como una realidad que no se puede cambiar, y seguimos viendo las noticias desgarradoras al vivo con un sándwich en la boca y un baso de refresco sobre la mesa, mientras tanto el mundo se desangra y nosotros seguimos sin hacer nada .

Otro factor que influye de sobremanera en esta mirada triste de este mundo globalizado en el que nos desenvolvemos son sus instituciones, la ONU, OTAN, OEA, OMS, UE, etc., están supeditabas a la voluntad de algunos países poderosos que hacen pesar su influencia para la toma de decisiones, no se mide a todos con la misma vara, en Libia se aplica toda la fuerza coercitiva posible para sacar a Muamar el Gadafi, pero quien hace algo por Darfur, donde hasta la fecha fallecieron mas de UN MILLON DE PERSONAS, donde miles de mujeres son violadas a diario, la respuesta es simple, no se hizo nada, las instituciones anteriormente nombradas solo se limitan a dar sendos discursos y seminarios pero nada más, y esto es obvio ya que en Darfur no hay PETROLEO y por ende no es del interés de las trasnacionales y de los países poderosos, ni que decir del calentamiento global con sus funestas consecuencias para con nuestro habitad ya que no es casualidad el preocupante aumento en los índices de desastres naturales como terremotos, tornados y huracanes, estamos destruyendo nuestro planeta y nosotros seguimos sin hacer nada.

Creo que ya es tiempo de alzar la voz, de pensar y discernir entre lo bueno y lo macabro, de dejar de ser individualistas y pensar en la colectividad, es necesario actuar y dejar de callar.

Como dije, el mundo se desangra y nosotros seguimos sin hacer nada......