lunes, 28 de diciembre de 2009

LO QUE QUEREMOS, NO SIEMPRE ES LO QUE NECESITAMOS

Que interesante resulta saber que muchas veces lo que queremos no es justamente lo que mas necesitamos, generalmente nos empecinamos en buscar o retener cosas y/o situaciones, que creemos que nos podrían llenar la vida de alegría y amor, pero resulta ser que estamos equivocados, esto se da principalmente por el bombardeo de los mas media , que nos llenan de falsas aspiraciones, búsquedas vacías, que solo dan al que las posee pequeños momentos de alegría, que distraen el corazón y la mente, por ejemplo, en el caso de la vocación, falsamente se nos trata de vender la idea de que el verdadero éxito se lo consigue con la cantidad de dinero o bienes que se pueda lograr sin importar si se sigue principios o valores, ya que estos son relativizados por estos medios, de igual manera los llamados “test vocacionales” muchas veces encaminan a la gente hacia profesiones mas o menos rentables, dejando de lado la verdadera vocación que uno pueda llevar consigo, ser músico, escritor, pintor, poeta, etc., son vistas como actividades bohemias e inútiles que en todo caso solo podrían ser simples hobbies, y ni que decir de un camino religioso, para muchas personas es preferible ver muertos a sus hij@s a que sigan el camino de Dios; generalmente las personas que no pudieron seguir su vocación, por x ó z razones, podrán tener éxito o no , pero la felicidad siempre les será escasa .

Lo mismo pasa con el amor, en especial en el de pareja (aunque se da también en el amor fraternal), pues por las mismas razones expuestas se tiene un concepto erróneo de lo que es el amor, se busca un amor de telenovela con una boda de ensueño sacada de películas o clichés de revistas dizque especializadas en el tema, se busca la pareja ideal, la princesa encantada o el príncipe azul, los cuales generalmente son un espejismo y no una realidad, puesto que los seres humanos somos eso, seres humanos y no personajes de telenovelas o películas, por ende no podemos ser perfectos, estamos llenos de defectos, pero también de virtudes, y en eso creo que se centra la mayor riqueza que pueda existir, pero lastimosamente ha sido relegada por la idealización del amor y no por su realidad; el ser humano no puede ser una computadora, la cual funciona según nuestros deseos apagándola cuando ya no la necesitamos, somos mas que eso, somos un conjunto de sentimientos y necesidades que necesariamente tienen que ser compartidos con alguien, sino dejaríamos de ser seres humanos para convertirnos en cosas.

Por ello gastamos la mayor parte de la vida buscando la felicidad en los lugares equivocados, cuando buscamos algo, no siempre lo encontramos en los lugares mas iluminados y sencillos, las cosas que valen la pena generalmente se las encuentra en los lugares mas difíciles de acceder, por eso y solo por eso, son mas valiosas y eternas, por ello, lo que queremos, no es siempre lo que necesitamos, ya que lo que queremos esta nublado por una idealización falsa, y lo que necesitamos se encuentra oculto muchas veces en lo que tenemos mas cercano, Dios puso la felicidad en el lugar mas cercano, pero a la vez mas difícil de acceder para el ser humano, en el corazón, donde la falsa perfección cae derrotada y la verdadera virtud se eterniza.

Es por estoo, quen en este nuevo año, que esta por comenzar, no se empeñen en hacer grandes planes, o ponerse propósitos que muchas veces resultan inalcanzables, pues podría ser que estos no van de acuerdo con los propósitos y caminos que Dios tiene para nosotros, busquen su verdadera vocación, y podrán conseguir mas fácilmente la tan esquiva felicidad.

Para terminar solo puedo decir que la felicidad es una búsqueda incesante, que solo terminara cuando nos encontremos cara a cara con aquel que es el dador de la verdadera felicidad y del verdadero amor, mientras tanto seguimos en camino, y este es mejor hacerlo caminando.