domingo, 3 de abril de 2016

SPOTLIGH, LOS OSCAR Y LA INCOHERENCIA

Cuando se habla o denuncia sobre  delitos de pederastia,  abuso deshonesto,  abuso físico, psicológico o  prostitución de menores creo que en definitiva hay que ser algo coherentes,  a que me refiero,  en la última gala de los Oscars la ganadora como mejor película "spotligh" trata justamente estos temas, pero de manera extraña Hollywood olvida  la misma temática en otras circunstancias igual o incluso más graves que la descrita en la cinta.

La película se enfoca específicamente en los abusos cometidos por sacerdotes  hacia menores de edad durante varios años en Boston EEUU,   la cinta relata de manera objetiva el accionar de la Iglesia Católica de Boston con todo lo que esto conlleva, y en esto hay que ser claros,  se cometieron delitos graves contra menores de edad a vista y paciencia no solo de la iglesia de Boston sino de gran parte de la sociedad de dicha ciudad, ¿acaso esto no los convierte en cómplices de estos delitos?

Los sucesos de Boston,  Irlanda, etc., han sido sin duda alguna trágicos y tristes,  la Iglesia ya desde el Papado de Benedicto XVI ha sido clara sobre estos delitos,  en primer lugar se a establecido una política de tolerancia cero, es decir que al menor indicio de abusos contra menores el arzobispado del lugar tiene la obligación de denunciar este hecho a las autoridades competentes para que se actúe conforme a ley, de igual manera se han establecido plataformas webs donde  la iglesia católica a iniciativa propia pública los nombres de sacerdotes acusados de pederastia y su estado actual, ya con el Papa Francisco la Iglesia a endurecido las políticas de prevención y de denuncia en materia de pederastia. Ambos Papas pidieron perdón repetidamente por éstos delitos que  han manchado con dolor y tristeza el rostro de la Iglesia Católica y lastimado física y emocionalmente a miles de niños.

Toca a todos reparar la tristeza,  el dolor y la impotencia que han sufrido y siguen sufriendo las víctimas de abuso,  la Iglesia a aceptado su culpa y esta trabajando para que estos extremos jamás vuelvan a pasar, lastimosamente no se puede decir lo mismo de la sociedad civil donde a vista y paciencia del mundo entero miles de niñas son obligadas a contraer matrimonio antes de los 10 años argumentando que es una ley sagrada del islam,  obviamente de ello no se hacen películas,  llega a tal la incoherencia de nuestra sociedad que se llega a premiar y reconocer a pedofilos como "genios", Woody Allen, pedofilo, es reconocido por Hollywood como uno de los grandes del cine,  lo mismo Roman Polansky, afamado director ganador del Oscar honorífico,  sindicado por pederastia y pedofilia,  a ellos se los premia y venera, mostrando con ello la incoherencia con la que la sociedad toca estos temas.

Repito, la Iglesia ya esta haciendo su parte para prevenir y denunciar estos hechos,  la sociedad civil permite e inclusive premia  estos delitos, me pregunto si alguna vez Hollywood ara alguna película sobre Darfur  donde a diario son violadas miles de niñas a vista y paciencia de la ONU y de las potencias mundiales.

La pedofilia y la pederastia son delitos que deben ser penados con toda la dureza de la ley, pero la incoherencia con la que se manejan estos temas constituyen en si un grave pecado del cual todos tendremos que responder algún día ante DIOS.

Marce Miranda Loayza