lunes, 30 de abril de 2012

SE CUIDA LA CASA, PERO AL INQUILINO SE LO MATA


En las últimas décadas se viene promoviendo de manera directa y efusiva el cuidado del medio ambiente, de la Madre Tierra, foros, cumbres políticas, fundaciones, etc., tienen como temática principal el generar políticas adecuadas para la conservación adecuada de nuestro planeta y a la vez crear conciencia de preservación de la naturaleza, todo esto definitivamente es de primera importancia y es que resulta imperdonable como día a día se extinguen varias especies animales, ni que decir de la destrucción de bosques, lagos y ríos para favorecer intereses económicos oscuros y siniestros, duele ver como una masa de desechos y basura del tamaño de Europa estén depositados en el océano atlántico, los derrames de petróleo anualmente matan el ecosistema marino, tanta basura, tanda maldad están matando a nuestro planeta a cambio de un puñado de dólares.

Generar conciencia sobre estos verdaderos crímenes contra la Madre Tierra es loable, oportuno y justificado desde cualquier punto de vista, de esto ni duda cabe, lo curioso es que últimamente pareciera que nos hemos olvidado de los inquilinos y no estoy hablando de la diversidad de hermosas especies animales y vegetales que habitan nuestro planeta, me refiero puntualmente al ser humano.

Dentro de las diversas paradojas en las que se desenvuelve la humanidad tenemos esta, para ejemplificarlo de mejor forma es como si se tratase de cuidar mediante todos los medios posibles una casa pero a la misma vez nos olvidemos de los habitantes de esta, dejando que mueran de hambre o se maten unos a otros.

A mi humilde parecer la causa principal de que nuestro medio ambiente este sufriendo los debacles del calentamiento global es la misma que aqueja al ser humano, el cual sufre los mismos ataques que nuestra Madre Tierra, es decir que es victima del consumismo y la idolatría.

No se puede separar el destino de la humanidad de la suerte de nuestro planeta, están intrínsecamente conectados, si no se busca una solución integral de nada servirá tratar de salvar el planeta si el ser humano termina destruyéndose a si mismo, no solo hablo de las diversas guerras existentes en este momento sino también de los innumerables suicidios entre la población joven, la depresión o la soledad.

Si queremos salvar nuestro planeta pues también salvemos al ser humano de lo contrario solo limpiaremos la casa mientras sus habitantes son dejados a su suerte…