martes, 30 de junio de 2009

INSEGURIDAD CIUDADANA


De un tiempo a esta parte, en Bolivia, se ha palpado una alármate subida en los índices de delincuencia, es más, existen regiones (como la ciudad de Santa Cruz) donde la mayoría de la población ha sufrido de alguna forma un robo o un atraco, también es alarmante el aumento en el consumo de drogas en los establecimientos educativos, se sabe que a menos de una cuadra de los colegios se vende desde marihuana hasta éxtasis, y ni que decir en los locales de entretenimiento, a esto se suma los constantes atracaos que sufren los estudiantes en inmediaciones de sus establecimientos, son objeto de robos de mochilas, celulares, etc., muchas veces estos atracos son realizados con armas blancas; la proliferación de pandillas en los diversos barrios, en especial en el eje troncal es alarmante, las mismas se dedican desde el trafico de drogas hasta violaciones y asesinatos, y ni que decir de los famosas bandas de cogoteros que atemorizan nuestras ciudades, donde uno es atracado y ahorcado hasta morir, muchas veces por un celular, los atracos a casas de cambio, bancos, cafés internet, remesas, etc., son noticias semanales, la mayoría de los casos sin resolver hasta la fecha; del narcotráfico, ni hablar.

Pareciera ser que Bolivia se ha convertido en el paraíso de los delincuentes y traficantes; con este magro panorama sobre la inseguridad ciudadana cualquier persona con dos dedos de frente aceptaría que los índices de delincuencia son alarmantes en el país, y por ello se hace necesario un adecuado plan para frenar en seco la constante transgresión de la ley; pero no, este no es el caso, en cambio nuestro comandante general de la policía, el Gral. Víctor Hugo Escóbar, señala a la prensa, que en Bolivia no hay inseguridad, es mas no la ve, para este señor, vivimos pues en una ilusión miope, y no solo eso, señala que no le gusta hablar sobre este tema, entonces por Dios, ¿de qué tema debería hablar el señor comandante?, me imagino que le interesara mas el futbol, la música, o las entradas folclóricas; no entiendo, si el comandante de la policía se niega a hablar sobre la inseguridad ciudadana, entonces ¿a quien hay que preguntarle?.
En este último tiempo el organismo policial esta mas a la “caza” de los supuestos subversivos y terroristas que quieren disque separar al país, o pasan el tiempo investigando a cualquier persona que se anime a cuestionar las políticas del señor Morales, mientras tanto, en nuestras ciudades siguen subiendo los índices de delincuencia, llegando hasta el extremo de acuchillar a una niña de 13 años por un simple celular.


Si bien la delincuencia no es algo nuevo; si leemos con un poco de detenimiento y entendimiento la “Parábola del buen Samaritano”, encontraremos que el mensaje no solo se centra en parámetros teológicos, pues si vemos bien, también existe un problema de inseguridad en el meollo del asunto, si bien la lectura lleva a la solidaridad y la caridad, no podemos olvidarnos de la inseguridad.

La seguridad ciudadana, es tarea de todos, pero por Dios, esta debe estar liderizada por los órganos competentes, es decir, la Policía y el Ministerio Público, si dejamos esta en manos de la población, las consecuencias muchas veces superan a los delitos mismos (linchamientos, ahorcamientos, etc), ojala que el Ministerio Publico y la Policía, dejen de estar cazando fantasmas, o a los opositores del Gobierno del señor Morales y empiecen a trabajar para darnos ciudades seguras