Ir al contenido principal

APRENDER A PERDONAR

Pedro se acercó entonces y le dijo: «Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas que me haga mi hermano? ¿Hasta siete veces?»

Dícele Jesús: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.» (Mateo 18: 21,22)


Nuestra capacidad de perdonar está severamente condicionada por situaciones externas que influyen directamente en nuestro comportamiento, los medios de comunicación y las redes sociales han llegado a influenciar de tal manera nuestro pensamiento que resulta casi impensable generar una opinión sin la ayuda de estos medios.

Las redes sociales y los medios de comunicación por lo general son implacables a la hora de generar juicios de valor, la mayoría de las veces sin ningún fundamento, pero al ser su alcance casi ilimitado generan en la población destinataria una opinión pre formada y moldeada a gusto y placer de los medios mencionados.

Una sociedad que no perdona se condena a si misma, el resentimiento y el odio siempre carcomen el corazón humano, lo aísla de su entorno, lo convierten en un ser solitario y temeroso del prójimo, de este modo perdonar no es una opción valida dónde todos condenan.

Los preceptos divinos sobre el perdón deben ser extraídos del baúl de los recuerdos, la conjunción entre arrepentimiento y perdón deben ser enseñando y aplicados nuevamente en muestra maltrecha sociedad dónde el abuso y la avaricia se han convertido en una constante.

Sólo un corazón dispuesto a perdonar es capaz de recibir perdón, es necesario recordar que la soledad y el rencor siempre van de la mano, construyen una cárcel alrededor del corazón humano para que esté se sienta aislado y desconectado del prójimo, por ende el juzgar se convierte en prioridad mientras que perdonar pasa a formar parte del mundo de la ficción.

Para perdonar es necesario ser perdonado y viceversa, la práctica de la misericordia en nuestro diario vivir no sólo nos alejaría de la soledad y el rencor, también nos enseñaría a vivir en plenitud.
El hijo pródigo tiene que tener real sentido en nuestras vidas, no como el hermano celoso que se siente relegado por su progenitor, sino como aquél padre que recibe con los brazos abiertos al hijo arrepentido.

No podemos dejar que el rencor domine nuestras vidas, el odio desemboca en miedo y el miedo en violencia, una sociedad agresiva resulta más fácil de manipular, es por ello que el perdón y el amor no generan noticia.

Sin perdón no hay amor y sin amor no hay vida.

Marce Miranda Loayza

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest 

ARTÍCULOS MÁS VISTOS

REZAR NO ES RECITAR, ES MEDITAR

Para hablar con DIOS solo se necesita un poco de FE, el corazón humano encuentra en la oración ese bálsamo que calma ausencias, tristezas y que a la vez calma la euforia en medio de alegrías, la oración es donde el ser humano se entrega a DIOS  presentándole su corazón a plenitud.
Existen varias formas de oración,  la personal, esa que brota del corazón, donde las palabras emanan desde lo más profundo del alma, expresando de forma única y personal todo aquello que se se anhela y todo aquello por lo que se da gracias.
Los rezos, si bien son palabras preestablecidas las cuales muchas veces son repetidas una y otra vez tienen el plus de que entre ellas el alma humana va templando  paciencia, entrega y contemplación, paciencia porque las expresiones personales aprenden a esperar su turno, entrega, porque en rezos como el del Santo Rosario el creyente poco a poco va entregando su corazón ya que en cada meditación  va dejando de lado sus propias necesidades para rezar por intenciones universa…

SIN CRUZ NO HAY SALVACIÓN

En este último tiempo se viene queriendo reducir al cristianismo a simples palabras bonitas salidas de recetas color rosa, cuya única finalidad es la de endulzar el alma y el corazón humano como si se tratasen de algodones de azúcar, disfrazando al Evangelio de arlequín y a la salvación de un clown.
Si bien las palabras dulzonas muchas veces caen justas y acertadas no se puede simplificar al Evangelio como un cúmulo de palabras bonitas puesto que la salvación que JESÚS nos dio no fue dada por medio de frases prefabricadas de auto ayuda ni de superación, fue pagada con su sangre en la CRUZ.
El creyente que solo ve en el Evangelio a un lindo libro de auto ayuda nunca va a encontrar en sus páginas la grandeza y el alcance del sacrificio de JESÚS en la cruz, la salvación no es producto de un conglomerado de frases de superación, el dolor y la crueldad de la crucifixión no pueden ni deben ser olvidados, la CRUZ es sinónimo de AMOR, por ende tratar de suplantarla con palabras rosa de amor y p…

¿COMO SERIA UNA NAVIDAD SIN SANTA CLAUS (PAPA NOEL)?

Con la llegada inminente de la Navidad uno puede llegar a empaparse del ambiente festivo que existe en gran parte de las ciudades del mundo; siendo la figura  principal en la gran mayoría de los anuncios publicitarios, adornos y motivos navideños:  Santa Claus ó Papa Noel (según el lugar),  pero cómo seria una navidad sin Santa Claus.

Como primera consecuencia de la no existencia de Santa Claus veríamos como dos de las grandes trasnacionales de bebidas gaseosas (Coca Cola y Pepsi) tendrían serias bajas en la venta de sus productos ya que estas dos empresas usan como icono publicitario principal a la regordeta figura  en sus campañas navideñas, con la única diferencia de que en una se viste de rojo y en la otra de azul, otra de las consecuencias más notorias seria que las niñas y niños del mundo cristiano no verían a esta figura en cuestión como el principal actor de la navidad, dejarían de imitar el famoso jo, jo, jo, y no pondrían todas sus esperanzas y anhelos en este personaje fict…