lunes, 6 de febrero de 2017

QUE NO SE REPITA NUNCA MÁS !!!

Hace poco se conmemoró el 72 aniversario de la liberación de Auschwitz-Birkenau, el horror de los campos de concentración nazi fácilmente se condensa en las vivencias de los sobrevivientes de este campo de horror, el nazismo creó un infierno donde los gases letales y los hornos crematorios formaron el ambiente perfecto para respirar odio, tristeza y dolor.

Cada año al conmemorar la liberación de dicho campo salen a relucir los intelectuales de bolsillo,  aquéllos que sólo leen estados de Facebook y escriben obras frondosas de 140 caracteres en Twitter,  muy sueltos de lengua comparan el horror de éstos campos con la situación actual de Palestina, no podemos negar que las políticas de Israel referidas a la Franja de Gaza y de Palestina en general caen fácilmente en lo que es el abuso y la injusticia, en pocas palabras tienen sometido a todo una nación a base de balas y bombas, de esto no queda duda, debiendo la ONU y sus organizaciones obligar al Estado de Israel a sellar un acuerdo que garantice la vida y el territorio del pueblo palestino.

La situación de Palestina es atroz,  pero no por ello se puede olvidar tan fácilmente los horrores de los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial, la maquinaria de muerte ingeniada para torturar y matar no tiene parangón dentro de la historia de la humanidad.

En todo caso lo más parecido en la actualidad a ese horror no es la grave situación del pueblo palestino,  ni las atroces guerras en Medio Oriente, Darfur y sus horrores ignorados por los intelectuales del Facebook y de los supuestos defensores de los Derechos Humanos es sin duda alguna una pequeña sombra de lo que fue Auschwitz-Birkenau.

La humanidad sigue repitiendo sus errores, callando injusticias y sustentando muerte,  ojalá y nunca más se llegue a los extremos de los campos de exterminio nazis,  dónde con justa razón se llegó incluso a dudar de la presencia de Dios.




compartir en facebookcompartir en google+compartir en twittercompartir en pinterest

Marce Miranda Loayza