jueves, 22 de diciembre de 2016

UNA NAVIDAD DIFERENTE, PERO A LA VEZ LA MISMA DE SIEMPRE

Pasar NAVIDAD en familia fue desde muy pequeño una enorme bendición, sentir el olor a Picana que mi abuelita comenzaba a preparar en “anafe” casi desde media mañana, armar el árbol y el pesebre con mi mama, esperar la oración que siempre realizaba mi abuelita, escuchar la Radio Panamericana y su famosa cuenta regresiva, oír los chistes de mi tío, saborear el rico ponche de frutas que hacia mi tía, estar todos juntos en la mesa, definitivamente eran bendiciones que en mi niñez y adolescencia alumbraron mi vida.

Varios años después la mesa se ha hecho cada vez más chica, primero partió mi abuelito (Tati),  luego mi tía, después mi abuelita (Lolita) y recientemente mi Tío querido, todos ellos seguramente estarán en plenitud en la Gloria de Dios, la mesa es cada vez más chica, la Navidad será distinta este año, pero a la vez será la misma, si bien se sentirán las ausencias de mi hermano y su familia que viven en el extranjero y la perdida de mi tío que partió a la Casa del Padre, la NAVIDAD seguirá siendo la misma, ese momento mágico en que DIOS se hizo uno entre nosotros, naciendo en un humilde pesebre de Belén entre forra y animales, purificando así nuestra humanidad con amor y sacrificio, tal vez se escurran  algunas lágrimas por ahí, pero la NAVIDAD será la misma, la FE consuela y fortalece el alma, el Niño JESÚS está por nacer y con él todas nuestras esperanzas.

El mejor regalo de todos en NAVIDAD es JESÚS, recíbanlo en familia con amor, esperanza y humildad, que los regalos cedan terreno al milagro de la vida y a la bendición de estar juntos  en familia.

FELIZ NAVIDAD A TODOS….me despido por un tiempo, nos vemos el 2017.


Marce Miranda Loayza


compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest