viernes, 22 de julio de 2016

UN FARO EN LA OSCURIDAD!!!

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Un faro en la oscuridad,  así es CRISTO en la historia de la humanidad y desde luego en nuestra propia historia,  muchas veces nos vemos inmersos en situaciones difíciles y complejas, donde pareciera que la noche se hace más larga y la vida más oscura, es justamente en esos momentos donde CRISTO  se hace presente en nuestras vidas sembrado esperanza en nuestro camino,  siendo faro  en la oscuridad.

Nosotros al igual que CRISTO,  tenemos que ser luz en la oscuridad,  la FÉ nos obliga a consolar al prójimo,  abrazar al enfermo,  escuchar al desconsolado,  nuestra FÉ tiene que ser una FÉ  viva que trasmita amor,  siendo faros en la oscuridad.

Muchas veces basta con una simple sonrisa, un abrazo o simplemente ponernos a escuchar al prójimo,  nuestro mundo necesita más compromiso de nuestra parte,  tenemos que salir al encuentro del otro,  hacernos partícipes de sus necesidades, JESÚS nos rescato de la oscuridad,  nos transformo en luz que sólo podrá alcanzar total plenitud siendo luz para los demás.

Lastimosamente en ocasiones el egocentrismo nos consume, pensamos que somos una especie de iluminados poseedores únicos de la verdad, que solo nuestra voz merece ser escuchada y aceptada,  la luz de CRISTO deja de brillar en nosotros,  nos convertimos en un espejismo,  en una mentira,  de esta manera dejamos de ser luz para los demás, nos apagamos lentamente y lo que es peor guiamos a la oscuridad a los que nos escuchan.

Para poder brillar y ser faro que alumbre en la noche tenemos que dejar que CRISTO brille en nosotros,  que sea su palabra y no la nuestra la que consuele, ame y perdone,  este es el último paso del profeta,  que su voz sea la de JESÚS,  ahogando la propia, guardando silencio para que EL hable, convirtiéndonos en faros en la oscuridad y  en vida que da vida.

Un faro en la oscuridad, así es CRISTO en nuestras vidas, dejemos guiar por su luz, que así sea.

Marce Miranda Loayza