lunes, 13 de junio de 2016

¿A DONDE VAMOS A PARAR?

Guerras,  asesinatos,  atentados,  violaciones, etc., son el pan  de cada día en la actualidad,  lloramos y nos sorprendemos por un momento y luego estos sentimientos simplemente desaparecen,  tenemos nuestros propios problemas y no podemos darnos el lujo de gastar energías en dolores ajenos ya que con los nuestros tenemos suficiente.

Con todo lo mencionado es justo preguntarnos ¿a dónde vamos a parar? , pareciera que todos los límites morales y éticos ya fueron traspasados, pese a ello las llamadas sociedades modernas se empecinan a continuar en ese camino,  donde el dinero y el poder se anteponen al bien común,  al respeto e incluso a Dios.

Los signos de los tiempos de este siglo 21 son indudablemente el relativismo y la indiferencia, ambos males son ya el cimiento de la sociedad dejando de lado a Dios y con ello a la vida misma.

A pesar de todo esto JESÚS nos sigue hablando a pesar de la oscuridad, sigue saliendo a nuestro camino para alentarnos y llenarnos de fuerza y Fe, DIOS sigue creyendo en nosotros a pesar de todo seguimos siendo preciosos a sus ojos.

No nos dejemos vencer con el mal, por el contrario venzamos el mal con el bien como enseña la carta a los romanos, tomemos el ejemplo de los pájaros que a pesar de los amaneceres fríos y oscuros igual cantan con belleza inusual.
¿A dónde vamos a parar?, pues DIOS sigue teniendo la última palabra,  nuestra confianza depositada en EL cambia nuestra perspectiva a pesar de tanta oscuridad.

"Bendito sea aquel que fía en Yahveh, pues no defraudará Yahveh su confianza. Es como árbol plantado a las orillas del agua, que a la orilla de la corriente echa sus raíces. No temerá cuando viene el calor, y estará su follaje frondoso; en año de sequía no se inquieta ni se retrae de dar fruto." (Jeremías 17,7-8)


Marce Miranda Loayza