viernes, 18 de marzo de 2016

ENTRE RAMOS Y ESPINAS (2)

El Domingo de Ramos es la prefiguración de todo creyente que se alegra y celebra con la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén,  siente en su corazón que EL es el Mesías, el Hijo del Dios vivo, luego  por  diferentes circunstancias  estos sentimientos de Fe y de Amor  se van diluyendo en los problemas diarios que nos trae la vida y se termina renegando de la Fe, pidiendo a gritos "que lo crusifiquen", para luego caer en cuenta que Jesús con su sacrificio en la cruz,  no solo nos perdono, tambien nos redimió, y todo por Amor.

Los ramos y las palmas representan nuestros momentos altos en la FE, pero no debemos olvidar que el camino de salvación trae también espinas y cruz, y aunque lo olvidaremos, Jesucristo no lo hace, por ende su misericordia es eterna y su Amor imperecedero. 

En nuestro camino de Fe muchas veces olvidamos la parte de las espinas y de la cruz y nos quedamos estancados en el triunfalismo de los ramos y de las palmas,  utilizando estos símbolos como "talismanes" contra la mala suerte,  lo triste es que si olvidamos el sacrificio de la cruz jamás llegaremos a entender la maravilla de la resurrección. 

Que este Domingo de Ramos sea el inicio de nuestro camino de Fe,  entre ramos y espinas,  confiados en la misericordia Del Padre y con la esperanza puesta en la resurrección de CRISTO.

Que asi sea. ..
.
Marce Miranda Loayza