jueves, 5 de marzo de 2015

ÉTICA CIBERNETICA

El ser humano se desarrolla y se desenvuelve en diferentes aspectos, es por ello que este resulta siempre complicado de comprender, una sociedad monetizada y privatizada pretende hacer creer que el único aspecto necesario y posible para una adecuada y llevadera vida es el aspecto económico con todo lo que esto conlleva, estabilidad, desarrollo y poder adquisitivo, siguiendo esta lógica de bienestar económico-social la sociedad occidental ha venido desarrollando varios modelos y políticas publicas y  sociales para satisfacer las necesidades cada vez mas demandantes de la población.

No cabe duda que vivimos en tiempos de enormes avanzas tecnológicos y científicos, los medios de comunicación alternativos (Internet) prácticamente han conectado a todo el planeta a la distancia de un simple “click”, las diferencias en otrora irreconciliables entre el capitalismo y el socialismo poco a poco están desapareciendo para dar paso a formas de gobierno (sean liberales o socialistas) que priorizan el bienestar de sus ciudadanos por ende el capitalismo a ultranza va perdiendo terreno en todo el mundo, la manipulación del genoma humano también a alcanzado niveles impensables en el siglo pasado a tal punto que ahora es factible la concepción de humanos a pedido, en resumen nunca antes se había visto tanto avance y tanta evolución de la humanidad en tan corto lapso de tiempo.

Todos estos adelantos científico-tecnológicos han, por así decirlo, embriagado la sensatez de una gran parte de la humanidad, pues se a priorizado al extremo estos avances sin una adecuada guía ética-moral, lo cual esta llevando a una gran parte de la humanidad a crear una falsa idolatría en relación a si mismo, es decir se exalta hasta más no poder a la humanidad misma, esto es sin duda un paso peligroso ya que una sociedad que se alaba a si misma es una sociedad que va en camino hacia su propia idolatría, el problema de una sociedad ensimismada es que al verse encandilada en sus logros y progresos se olvida de los demás, de aquellos que no corren con la misma suerte de poseer o ser participe de estos avances, no olvidemos lo que paso con la torre de babel, que si bien no es un relato histórico en si mismo trae muchas enseñanzas que pueden y deben ser aplicados en estos tiempos ya que una humanidad que va en camino hacia su idolatrización es una humanidad que va camino hacia su autodestrucción, por ello urge una adecuación coherente y firme de valores morales y éticos para que estos vayan de acorde a los avances de este nuevo siglo, la humanidad no puede caminar solo sin un norte ético-moral, lastimosamente nuestra sociedad ve a estos como “fósiles” dentro de la evolución del pensamiento humano, pese a ello es necesaria la revalorización de conductas éticas, pues solo de esta manera el desarrollo tecnológico tendrá un norte claro y al servicio de la sociedad.

La clave para sembrar valores en el corazón humano siempre será la educación, es necesario que niños y jóvenes comiencen a pensar no solo en ellos mismos sino también en los demás, la implementación de valores en toda la currícula de manera transversal no solo debe quedarse en el simple papel, los maestros y profesores tienen que ser capaces de integrar estos valores en sus distintas materias de forma efectiva y no solo de forma repetitiva.

El desafío es inmenso, pues la ética y la moral en este siglo 21 ya no forman parte de los pilares fundamentales del desarrollo del ser humano, por ende seguir estos parámetros resulta cada vez más difícil, la decisión es personal, o se sigue un camino ético coherente y constructivo o simplemente se lo ignora para vivir una existencia libre de principios y valores con todo lo que esto trae consigo: hedonismo, egocentrismo, indiferencia. La decisión es personal, pero creo firmemente que muchas veces es mejor nadar contra corriente que dejarse llevar por los cánones de indolencia y apatía que impone nuestra sociedad.

El que quiere entender que entienda….