sábado, 28 de junio de 2014

EL TIEMPO SIN TIEMPO



Hace un par de días el partido de gobierno decidió que era necesario cambiar el sentido del reloj de la Asamblea Plurinacional ubicada en Plaza Murillo, de un día al otro las agujas del mismo empezaron a correr en sentido contrario, la explicación medio que sacada de los pelos era que Bolivia al estar  situada en el hemisferio sur del planeta nuestro reloj debía hacerlo hacia ese mismo lado, es decir de derecha a izquierda,  esto como respuesta a las “imposiciones” de los “imperios” del norte.

Luego de las argumentaciones “new age andinas” que dieron las autoridades gubernamentales me puse a pensar si el cambio del sentido de las manijas del reloj era realmente trascendente para el vivir de los bolivianos o de la humanidad en general, la respuesta no se dejo esperar  y fue un rotundo NO, ya que el tiempo y el espacio no se reducen a la simpleza de un reloj, el tiempo pasa y avanza sea a la izquierda o a la derecha pero avanza y este no puede detenerse, según la cosmovisión occidental el tiempo es lineal y  no vuelva hacia atrás, mientras que para las cosmovisiones andinas este es circular y siempre regresa en si mismo, estas concepciones física – filosóficas hacen que el carácter de tiempo y  espacio no sean para nada absolutas y sean siempre tema de análisis y estudios.

En todo caso, el tiempo sigue su curso y la humanidad camina con el, tratando de manipularlo, cambiarlo y hasta doblegarlo, cada era ha tenido su propio tiempo, muchas veces lleno de angustia y dolor y otros llenos de esperanza y amor, en pleno siglo 21 con los avances de la comunicación y la tecnología podríamos decir que vivimos en el tiempo si tiempo, el mundo va de prisa y muchos se quejan de la falta de tiempo para completar sus distintas actividades, pero a la vez también sobra, es así que tenemos una extraña paradoja, no hay tiempo pero a la vez sobra, falta tiempo para amar, pero a la vez sobra para destruir, falta tiempo para perdonar pero sobra para odiar, falta tiempo para DIOS pero si lo hay para hacer el mal, vivimos en el tiempo sin tiempo, donde falta y a la vez sobra, esto esta llevando a la humanidad a contradecirse a si misma acercándola, si sigue así, a su propia destrucción.

El tiempo esta al revés, o mejor dicho la humanidad esta al revés, los derechos humanos son vulnerados día tras día en todas partes del mundo, no importa si las manijas del reloj van a la derecha o a la izquierda, sigue habiendo desigualdad, esclavitud y pobreza, la niñez sigue siendo desprotegida en todo el mundo, la trata de mujeres y niños es el negocio más lucrativo existente en la actualidad moviendo miles de millones de dólares al año, las guerras siguen matando a miles de personas inocentes sin contar con los grandes desplazamientos que estas traen consigo, desarraigando a cientos de miles de personas dejándolas sin hogar y sin patria, el agua a dejado de ser un servicio básico para convertirse en un lujo, en muchos lugares del mundo contar con un baso de agua al día apta para el consumo humano es un verdadero milagro, la gente que se encuentra en el poder se olvida o simplemente no quiere acordarse de sus promesas electorales y prefiere abusar de su posición política para seguir oprimiendo a  los más necesitados, ni que decir de las agresiones  sexuales a niñas, niños y mujeres, victimas de una sociedad machista y patriarcal que ven a la mujer como un mero objeto sexual que se usa para luego desechar, a la mano van los feminicidios que nadie se atreve a  castigar, es así que miles y miles de mujeres son violadas y asesinadas año tras año sin encontrar nunca a los responsables y mucho menos justicia,  en Sudan siguen secuestrando mujeres y niñas para violarlas y venderlas a vista y paciencia de todo el mundo, la ONU y otros organismos prefieren no meterse, callan y por ende, por lo menos para mi, terminan siendo cómplices de estos hechos, este es el  tiempo en que nos toca vivir y ninguna manija del reloj tiene el poder de cambiar esta triste realidad.

El tiempo esta al revés, la humanidad esta de cabeza, la sociedad esta cada vez más podrida y corrupta, si el reloj va de izquierda a derecha o de arriba hacia abajo NO ES RELEVANTE, cuando el corazón humano cambie de dirección y no de derecha a izquierda o viceversa, sino más bien del egoísmo a la solidaridad, del odio al amor y de la incredulidad hacia DIOS recién viviremos en el TIEMPO correcto, mientras tanto nos toca estar en el tiempo sin tiempo, donde transar es correcto y amar es cosa de locos.