lunes, 2 de septiembre de 2013

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE EL ABORTO (2da. PARTE)

Bolivia se encuentra sumergida en un debate de sordos en lo referente al aborto,  por un lado se tienen a las agrupaciones "abortistas" las cuales dicen ser defensoras de los derechos de las mujeres argumentando el elevado numero de fallecimientos a causa de abortos mal realizados, para estas personas la causa principal de estas decesos se centra en la Doctrina de la Iglesia Católica, la cual, según estos grupos, oprime y coarta la libertad de elección y decisión que tienen las mujeres sobre sus cuerpos, por el otro frente tenemos a los grupos denominados “provida” los cuales tienen por convicción la defensa de la vida a cualquier precio, no dudando para ello condenar a los mismísimos fuegos del infierno a cualquier persona que se atreva a pensar diferente a estos, en medio de esta pelea llena de marchas, artículos de prensa y  guerra en las redes sociales se encuentras miles de seres vivos a los que simplemente no los dejaron nacer y miles de mujeres que a pesar de tener vida mataron a una parte de su corazón.

Para empezar es justo aclarar que la Iglesia Católica no ejerce coacción real alguna hacia las mujeres que piensan abortar por alguna u otra razón, por una simple razón, ya no vivimos en el siglo 18, echar la culpa a la iglesia de las muertes por abortos mal practicados es simplemente ridículo, ya que esta no coacciona sino que da directrices morales que pueden o no ser aceptadas por la sociedad, es más cabe resaltar que la moral y la ética no son puntos importantes en la sociedad del siglo 21.

Del otro lado tenemos a los grupos “provida”, los cuales defienden la vida inclusive a costa de otras vidas, me explico, para estas agrupaciones la vida dentro del vientre materno es sagrada y hay que defenderla a toda costa, hasta ahí todo bien, pero al momento de lanzar adjetivos o juzgar a las mujeres que por alguna razón optaron por el aborto son implacables, las condenan a los mismísimos fuegos del infierno, sin siquiera preguntar cuales fueron las causas que las llevaron a este extremo, en este sentido miles de mujeres (jovencitas en su mayoría) quedan con la puertas del amor cerradas, con las parroquias cerradas, sin un lugar donde encontrar consuelo y es que es muy fácil condenar, lo difícil es ayudar y escuchar.

En lo referente al aborto existen dos victimas claras, la primera una vida que apenas esta empezando y la otra las madres que por múltiples razones deciden abortar, ambas necesitan por igual un tratamiento preferencial, la defensa a ultranza de la vida en el primer caso y una adecuada ayuda y entendimiento hacia las mujeres que llegaron a abortar, es que es fácil hablar desde fuera en una sociedad machista al extremo donde las mujeres son las que llevan no solo la carga física sino también psicológica de un embarazo no deseado, mientras que el varón en la mayoría de los casos simplemente prefiere esquivar cualquier tipo de responsabilidad ocultándose bajo las faldas de sus mamas.

NO se puede opinar desde fuera, la problemática del aborto no es un tema de salud pública o de debates pseudo morales entre próvidas y abortistas, se trata de educación, de entendimiento y responsabilidad en otras palabras de elevar el AMOR al nivel que  le corresponde y no verlo como una simple calentura que puede traer consecuencias en especial para la mujer, también es hora de ver a esta no como si fuese un simple recipiente de semen del macho que simplemente la utiliza como un medio para satisfacer sus hormonas.

Los debates sordos solo seguirán trayendo consigo fetos asesinados y mujeres solitarias, es hora de empezar a sacramentalizar el AMOR y no hablo solo de matrimonio, hablo de respetar sentimientos y saber esperar.