martes, 23 de julio de 2013

¿ACASO SOMOS UN PAÍS DE BORRACHOS?

Bolivia se encuentra entre los países con más consumo de alcohol percápita por año, a nivel latinoamericano tenemos el honroso primer lugar con un consumo de 40% por encima de nuestros vecinos, es decir, somos un país de borrachos y lastimosamente esto se nota a leguas, al boliviano le basta y le sobra cualquier motivo, por más mínimo que este sea para consumir enormes cantidades de alcohol, fiestas barriales, patronales, bautizos, cabos de año, graduaciones, viernes de soltero, etc., etc., etc., todo acontecimiento es bueno para emborracharse, a tal punto que una reunión no esta completa sin la presencia de alcohol para alegrar el momento.

El boliviano ha hecho del consumo de alcohol algo cultural y hasta religioso, por lo cual las empresas de fabricación y distribución de bebidas espirituosas tienen jugosas ganancias al año, la gente esta acostumbrada a gastar fuertes cantidades de dinero en el consumo de alcohol, es más muchos prefieren “invertir” su plata en tragos que en comida, de esta interesante situación nacen fuertes discusiones intrafamiliares, esto por razones obvias, el varón boliviano demuestra su “hombría”  farreando con sus amigotes, por ello prefiere beber y beber que hacerse cargo de necesidades básicas de la familia como alimentación y servicios, dicen que no hay dinero para comer, pero en contraposición si tienen plata para beber, esta es una de las paradojas más estúpidas de la cual el boliviano muchas veces se siente orgulloso.

La bebida no solo trae consigo riñas familiares comunes, lastimosamente el consumo de alcohol en Bolivia también esta ligado al abuso de menores, tanto de forma física como sexual, el índice de violaciones a niñas y niños en Bolivia podría escandalizar al más escéptico, los vejámenes contra menores de edad son pan de cada día en nuestra sociedad boliviana cuasi ahogada en el alcohol, por increíble que parezca los autores de estos abusos al ser interrogados por las autoridades o medios de comunicación solamente argumentan que “no se acuerdan” porque se encontraban borrachos y que se arrepienten de sus actos, esta imagen lastimera no es propia de una clase social determinada, en Bolivia se “chupa” tanto en las clases acomodadas como en las más empobrecidas, lo único que varía es el precio del alcohol.

Otra consecuencia de las borracheras continuas de los bolivianos es la gran cantidad de accidentes de transito que ocurren por ingerencia de bebidas alcohólicas, vemos como desde el transporte público hasta deportistas famosos son actores principales de hechos de transito, muchos de ellos con muertes incluidas, algo que llama mucho la atención es que cuando se interpela a los autores solo atinan a decir “solo unos traguitos hemos tomado, no se que ha pasado”, realmente da lastima como un ser humano puede llegar a embrutecerse tanto por el alcohol, llega a tanto nuestra costumbre de beber por todo y por nada que hasta autoridades publicas han sido captadas por los medios televisivos conduciendo borrachos, provocando accidentes de transito o hasta inclusive acosando a funcionarias publicas bajo el efecto de las bebidas espirituosas, y como siempre los implicados salen con excusas tontas como “yo también soy humano y tengo derecho a compartir con los amigos”.

Los jóvenes al ver este panorama lastimero simplemente ven como aceptable beber y beber todos los fines de semana, consumiendo bebidas adulteradas llenas de químicos dañinos para la salud, pero esto parece no importarles, la cosa es beber, muchas veces para olvidar su sufrimiento y soledad, ya que otro efecto del alcohol es la destrucción de los hogares y familias dejando a los jóvenes a su suerte, como vemos el consumo de alcohol esta destruyendo a la sociedad boliviana, pero esto parece no importarle a nadie ya que ser borracho es casi sinónimo de cultura y religiosidad, no por nada las comunidades bolivianas que viven en el exterior son reconocidas por su alto consumo de alcohol.

Como vemos nos estamos convirtiendo en un país de borrachos, pero a quien le importa, la gente prefiere “ahorrar” para farrear semana tras semana que a comprarse un libro….SALUD POR LA ESTUPIDEZ.