lunes, 24 de junio de 2013

SIN FE, SIN AMOR Y SIN TEMOR DE DIOS

El mundo anda de cabeza, la Fe, la ética y la moral ya no tienen espacio dentro de la loca sociedad del siglo 21, al no haber limites éticos y morales y encima al no existir la más mínima noción de FE el ser humano ha ido perdiendo el sentido de si mismo, en ese sentido las cosas que antes eran vistas como buenas y decentes hoy son piezas de museo, el respeto a la vida y a la persona ya no son importantes, lo único que tiene relevancia y validez es la simple auto satisfacción de placeres y nada más.

La sociedad lastimosamente a pasado a constituirse en una especie de “monstruo” que devora todo lo bueno y lo puro que encuentra a su paso, en este sentido los primeros en la fila a ser corrompidos son las niñas y niños, para darnos cuenta de ello basta ver los noticieros los cuales esta llenos de noticias de violaciones, asesinatos, ultrajes, abusos, etc., hacia los más indefensos, inclusive muchos medios de comunicación utilizan estas noticias para generar raiting, manipulando la noticia hasta volverla morbosa y amarillista con el solo fin de vender “primicias” a costa del dolor ajeno.

Los niños se encuentran en la línea de fuego de esta monstruosa sociedad, ya no se los respeta ni tampoco se los ve como algo puro e inmaculado, es así que ultrajarlos y corromperlos ya no genera ni el más mínimo temor o remordimiento, para ello ayuda muchísimo los distintos programillas de televisión donde los niños son mostrados como objetos o como un simple medio de diversión, la sociedad del siglo 21 mediante sus autoridades se han dedicado a cuestionar cualquier tipo de educación en valores o de vivencias de FE, todas las religiones históricas merecen respeto ya que cada una de ellas tienen bases muy fuertes en el aspecto ético y moral, cada persona es libre de vivir su FE de la mejor manera, pero no por esto se puede justificar borrar de un plumazo la religión de millones de personas bajo la escusa de un estado laico.

La sociedad del siglo 21 ya no ve con buenos ojos los valores ético – morales y mucho menos siente que debe tener “temor de Dios”, no en el sentido de temerle por miedo a una represalia o un castigo,  mas bien esta referido a no querer lastimar el AMOR incondicional divino,  el ser humano prefiere velar por sus propios placeres ya que con ello destruye todo remordimiento el cual para este siglo resulta incomodo y hasta innecesario.

No entiendo como podemos seguir aguantando abusos, violaciones y ultrajes a los niños, parece que la educación actual no esta dando los resultados esperados, ya que son cada vez más los jóvenes y niños que crecen con una mentalidad vengativa y fría, de este modo pasan de ser victimas a ser victimarios generando un circulo vicioso que cada vez se hace más y más grande, de esta manera se va construyendo una sociedad hedonista e individualista que solo sabe de satisfacer sus vicios sucios y banales.

Al ser humano en la actualidad le falta humildad, le falta reconocerse a si mismo como insignificante ante la grandeza de la creación divina, el hombre no es dueño de todo y por ende no puede disponer de lo que no le pertenece, la vida en si es un préstamo,  un regalo, una gracia,  al querer suplantar todo esto por la arrogancia humana lo único que consigue es cosificarse, degradarse a si mismo para convertirse en un simple objeto del cual se puede abusar, suplantar, descartar y hasta destruir.

Una sociedad sin temor a DIOS es una sociedad que va encaminada hacia su autodestrucción, lastimosamente veo como estamos tomando este camino, puede más la arrogancia humana que el sentido común, puede más la ambición desmedida que la empatía, puede más la autosuficiencia que el AMOR.