lunes, 4 de junio de 2012

SANTA Y PECADORA

La Iglesia Católica como institución tiene unos 20 siglos de antigüedad, como símbolo de FE tiene millones de seguidores alrededor del mundo, odiada y amada casi al mismo tiempo, es casi imposible hablar de la historia de la humanidad en general sin tomar en cuenta al catolicismo, su FE y sus obras.

La Historia de la salvación teológicamente va relacionada intrínsecamente con la historia de la Iglesia, Dios se revela a través de esta y se hace participe del diario vivir del ser humano, es por esto que el creyente se encuentra día a día con DIOS no solo en la oración sino también en los sacramentos en especial  la EUCARISTIA, es por esto que podríamos afirmar que se forma una relación indivisible entre DIOS, La Iglesia y el Hombre, donde este ultimo vive su FE en su Creador y construye su camino hacia la trascendencia.

Como mencione es imposible desligar al ser humano de la Iglesia Católica, de igual manera resulta difícil negar que a lo largo de su historia ha existido y seguramente seguirán existiendo momentos extremadamente oscuros y difíciles los cuales han echado muchas sombras a la Iglesia, mencionar la famosa Santa Inquisición cuya función era la de perseguir y ejecutar a todas aquellas personas que se atrevían a cuestionar las enseñanzas del clérigo, tampoco fueran pocas las guerras que fueron propiciadas por estos, en nuestros días es imposible dejar de mencionar los bochornosos y horribles hechos de abuso de menores por parte de sacerdotes, religiosos y monjas, así sucesivamente se pueden llegar a enumerar un sin fin de pecados, delitos y actos reñidos con la FE y la moral que fueron cometidos por miembros de la Iglesia.

Todos estos hechos has dado lugar a construir sobre estos un sin fin de leyendas negras sobre la Historia de la Iglesia las cuales lastimosamente han ido tapando las muchas luces que también han salido de esta y que definitivamente han ido y seguirán iluminando el caminar de la humanidad, desde los grandes pensadores de la Historia hasta grandes actos de heroísmos hacia los más desposeidos, sin olvidarnos de todos los códices éticos y morales que tienen como pilares los fundamentos cristiano-católicos, figuras trascendentales como Tomas de Aquino, San Agustín, Santa Teresita de Jesús, hasta Juan Pablo II y la Madre Teresa de Calcuta han llenado por siglos de luz y de esperanza los corazones de los creyentes y por increíble que parezca también de los no creyentes, tampoco podemos olvidarnos de la labor social que se realiza en todo el mundo, colegios, hospitales, albergues, etc., dependen directamente de la Iglesia Católica, como ejemplo nadie habla ni saca sendos artículos sobre la labor que realiza esta con los enfermos de SIDA, alrededor del 60% de los enfermos que padecen esta enfermedad son tratados por hospitales y postas dependientes de la Iglesia.

La Iglesia al estar conformada por seres humanos no puede ser perfecta e intachable, ya que el hombre es en definitiva imperfecto e incoherente por ende resulta imposible los sueños y anhelos de una institución pura y libre de pecado, a mi parecer La Iglesia viene siendo reflejo de una sociedad imperfecta y pecadora, muchos sueñan y se quejan predicando que otra iglesia es posible, yo preferiría que prediquen que otra SOCIEDAD es posible, que otra HUMANIDAD es posible y que el verdadero AMOR si es posible, esto no quita para nada ser críticos con muchas acciones y palabras que salen de La Santa Sede ya que ser creyente no implica para nada dejar de pensar ni mucho menos opinar, pero eso si con ideas y fundamentos no cayendo en el insulto y la descalificación que generalmente resultan más fáciles que la formulación de pensamientos.

Dos mil años después la Iglesia Católica, a pesar de las tantas caídas sigue de pie, caminando con tropiezos pero avanzando, muchos pueden catalogarla de pecadora, hipócrita o ser responsable de todos los males de la humanidad, pero a pesar de todo no se puede negar que esta es a pesar de muchos más SANTA que pecadora y que seguirá así por siempre, dando luz ahí donde hay oscuridad….