martes, 10 de abril de 2012

DESPUES DE UNA NOCHE OSCURA NACE LA FE

La muerte de JESÚS en la cruz para sus apóstoles y amigos significo en aquella época la caída de la noche más oscura de sus vidas, llegaron a cuestionar su FE y sus propias vidas ya que no podían ver con claridad la grandeza del sacrificio de CRISTO, solo se quedaban atónitos ante la crudeza de la muerte, la soledad y la desesperación. Luego de la experiencia de la resurrección no solo cambiaron la desolación por la esperanza sino que hicieron de sus vidas una opción de servicio y de AMOR.

Primero la venida del ESPIRITU SANTO en los Apóstoles y luego las misiones evangelizadoras de PEDRO Y PABLO le dieron al cristianismo un alcance mayor no solo entre los judíos sino también entre los llamados gentiles, es así que esta FE naciente llego hasta las mismísimas puertas de Grecia y Roma. Lo que ocurrió luego es sabido por todos, no cayo para nada bien en especial dentro del Imperio Romano esta nueva creencia, llegando a ser perseguida y penada con la muerte, testimonios existen varios de cómo los fieles cristianos en vez de sentirse angustiados o tristes ante la presencia de la muerte reían y cantaban a su DIOS, ya que para ellos no era un sacrificio dar la vida por CRISTO al contrario era un honor seguir los pasos de su maestro.

Después de la institucionalización del Cristianismo como religión oficial del Imperio Romano la Iglesia paso a formar parte intrínseca de este para bien o para mal, se jerarquizaron los clérigos y muchos de ellos se encumbraron en el poder olvidando así la misión prima de la Iglesia, nuevamente la oscuridad de la noche recayó sobre la FE, pero a pesar de la penumbra la luz siempre encontró lugar por donde escabullirse, San Francisco de Asís, Santa Teresita de Jesús, San Juan Bosco, San Ignacio de Loyola, etc., son solo un puñado de SANTOS que remaron contra corriente y encausaron a su justa corriente a esta Iglesia Santa y Pecadora.

Peleas, divisiones, confrontaciones, etc., se convirtieron en una constante dentro de la Iglesia, pero eso si, a pesar de todo esto siempre permaneció de pie, ya en pleno siglo 21 si bien queda mucho por caminar esta sigue dando LUZ y ESPERANZA a aquellos que no la tienen, DIOS sigue caminando a lado de su IGLESIA y esta sigue siendo peregrina hacia su eterna salvación

Se dice que BOLIVIA ahora es un Estado Laico en el cual se respetan las creencias religiosas de todos los bolivianos por igual, lo cual me parece excelente pues nada ni nadie puede llegar a discriminar ni excluir a persona alguna por el solo hecho de profesar una FE distinta, definitivamente el ESTADO debe estar ausente de todo tipo de privilegios hacia alguna agrupación religiosa, todo esto resulta ser beneficioso para un buen convivir en sociedad.

Bolivia es un Estado Laico pero con una raíz cristiana indiscutible, la FE y la tradición de la Iglesia Católica ejercen una influencia profunda en el accionar diario de la sociedad boliviana, obviamente esta se manifiesta con mayor énfasis en situaciones puntuales, Semana Santa, Corpus Cristi, etc., por ende tratar de negar la presencia del Cristianismo Católico en Bolivia resulta un poco más que inútil.

El famoso Art. 4 de la C.P.E. no da prioridad ni pone a una creencia de FE por encima de otra, pero en la practica pareciera que de algún modo se trato de venir a menos o simplemente menospreciar la tradición Cristiano – Católica del Pueblo boliviano, la respuesta fue y es totalmente firme, DIOS vive en el corazón y en las tradiciones de nuestra sociedad, el laicismo, el relativismo o el consumismo podrá tapar un poco la LUZ de CRISTO, pero eso si, es más que inútil tratar de tapar el sol con un dedo, también es bueno recordar que después de una noche oscura nació la FE que ahora abrazan millones de personas en todo el mundo.


“NO TENGAN MIEDO QUE AQUEL QUE ESTABA MUERTO, DIOS LO HA RESUSITADO”