lunes, 12 de diciembre de 2011

DEJEN A LOS NIÑOS SER NIÑOS

Una de las constantes de esta estupida sociedad a la que lastimosamente nos estamos acostumbrando es el uso o mejor dicho el abuso de niños en los medios de comunicación masivos, los famosos realitys shows donde menores de edad participan en situaciones que tendrían que ser reservadas para personas adultas generan gran cantidad de dinero y de audiencia, se los utiliza como objetos que generan diversión y carcajadas alejándolos de su condición de niños para convertirlos en adultos pequeños con todo lo que esto conlleva, la televisión se ha convertido en la basura que desprende nuestra humanidad salpicando con ello a los más pequeños, quitándoles con ello su inocencia y niñez.

Si bien los mas media usan y abusan de los menores de edad para conseguir su tan ansiado raiting no entiendo como los padres de familia de estos acceden tan fácilmente para que sus hijas e hijos sean expuestos públicamente como simples objetos, siendo claros, estos terminan cuasi prostituyendo a sus hijos a cambio de un puñado de dólares, los medios de comunicación se están volviendo terroristas mediáticos y los progenitores de estos niños en una especie de proxenetas, que asco, definitivamente que asco.

Los escandalosos casos de prostitución infantil, pederastia, tráfico de menores, etc., son el pan de cada día de esta sucia sociedad, por ende no puedo comprender la ignorancia y estupidez de la gente que mira estos programas que muestran a las niñas y niños como objetos sexuales o de burla, definitivamente la humanidad cada día es más hipócrita y sucia, vamos mal como humanidad y a nadie parece importarle, estamos destruyendo a la niñez y por ende estamos comprometiendo seriamente nuestro futuro como seres humanos.

Al mediatizar a los menores estos no solo pierden el derecho a la intimidad y al derecho inalienable de ser simplemente niños, también se les quita la inocencia, todo esto sucede gracias a que un montón de imbeciles llamados televidentes encienden la cajita tonta y en su gran ignorancia aplauden y ríen sosteniendo y respaldando con ello la corrupción y la degradación de los más débiles de nuestra sociedad. En esto hay que ser claros, todos, absolutamente todos somos responsables de la seguridad de los niños, por ende creo que es hora de tomar en serio esta nuestra responsabilidad, no vaya a ser que llegado el momento el CREADOR nos pase la factura por nuestra parmosidad o complicidad en esto.

Hasta el momento parece no existir ni la más minima intención de normar la aparición de menores de edad en estos programas televisivos, inclusive me atrevería a decir que a los juristas poco o nada les interesa la privacidad y/o los derechos de los menores de edad, lo que si no puedo llegar a entender es que se tilde de arte o de sano entretenimiento estos abusos hacia los niños, inclusive a algunos “enfermitos” insinúan que los que se oponen a estos programas tienen la mente cerrada, si ser estupido es tener la mente cerrada por lo menos en lo que a mi refiere prefiero considerarme un cerrado radical.

Esta sociedad cargada de violencia y estupidez se viene empeñando en enlodar a los niños con solo el afán de lucrar con ellos, este es sin duda alguna otro síntoma de la perdición y podredumbre de esta maltrecha humanidad, es otro de los signos de los tiempos, por ello es urgente que abramos bien los ojos, no vaya a ser que caiga sobre nosotros la sentencia que nos dejo el mismo JESÚS: Luc. 17:2 Mejor le fuera que se le atase al cuello una piedra de molino y se le arrojase al mar, que hacer tropezar a uno de estos pequeñitos


Dejen a los niños ser niños, que en ellos esta la esperanza de esta maltrecha humanidad.



1. Los niños tienen derecho a la vida.
2. Los niños tienen derecho al descanso, el esparcimiento, el juego y las actividades recreativas.
3. Los niños tienen derecho a la libertad de expresión y a compartir sus puntos de vista con otros.
4. Los niños tienen derecho a un nombre y una nacionalidad.
5. Los niños tienen derecho a una familia.
6. Los niños tienen derecho a la protección durante los conflictos armados.
7. Los niños tienen derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión.
8. Los niños tienen derecho a la protección contra el descuido o trato negligente.
9. Los niños tienen derecho a la protección contra el trabajo infantil y contra la explotación económica en general.
10. Los niños tienen derecho a la información adecuada.
11. Los niños tienen derecho a participar plenamente en la vida cultural y artística.
12. Los niños tienen derecho al más alto nivel posible de salud.
13. Los niños tienen derecho a la educación.
14. Los niños tienen derecho a un nivel de vida adecuado para su desarrollo, particularmente con respecto a la nutrición, el vestuario y la vivienda