lunes, 29 de agosto de 2011

ENTRE EL MIEDO Y LA FE

Una sociedad sin identidad y sin norte se convierte sin miedo a equivocarme en el lugar perfecto para sembrar el miedo y la inseguridad, lo curioso es que el ser humano lentamente esta aceptando esta especie de letargo moral e intelectual, esto debido al terrorismo mediático al cual nos tienen acostumbrados las grandes cadenas de noticias del mundo y la globalización como fenómeno social a pesar de sus múltiples ventajas trajo consigo una idiosincrasia simplista y relativista, simplista porque se deja de lado la sana costumbre de pensar o escuchar a los que piensan, se prefiere vivir en un inmediatismo casi radical, se vive al momento sin pensar en consecuencias ni objetivos y relativista porque de un modo casi camaleónico se ajusta a todo tipos de pensamientos y modos de vida sin poner tapujos ni reparos en preceptos etico - morales ya que estos son considerados “anticuados” y no compatibles con los tiempos actuales, estos dos factores hacen que el pensamiento humano ceda su lugar a los famosos “tips” de moda y belleza.

Las emociones fuertes y muchas veces contradictorias juegan un papel importantísimo en el desenvolvimiento actual de la sociedad occidental, es impresionante como en tiempos muy cortos se pasa de la tristeza más profunda a una alegría desbordante, obviamente los medios masivos de comunicación son los encargados para lograr este efecto, en un momento se llora de tristeza y desesperanza por la tragedia de Haití y en el siguiente se derraman lagrimas con vana emoción por el matrimonio del príncipe Williams, al pasar de un estado a otro obviamente se pierde la capacidad de reflexión y de empatía, convirtiendo así al espectador en una especie de isla individual, egoísta y solitaria. De manera casi incomprensible y muy a pesar de la rapidez de la Internet con sus distintas redes sociales el ser humano se siente cada vez mas solo aunque tenga miles de amigos "on-line", ni en el relativismo ni en el imediatismo llegan a llenar todas sus expectativas de conocimiento, pero como ya se encuentra “mediaticamente” acostumbrado prefiere quedarse quieto, impávido a pesar de vivir en un mundo tremendamente dinámico.

Por si esto fuese poco el miedo se va asentando en nuestra sociedad como una constante, se tiene miedo a todo y por todo, nuevamente juegan en ello una papel preponderante los medios de comunicación que con su programación habitual no dejan de sembrar desconfianza y sospecha, se vive entre guerras, terroristas, narcotráfico, asesinatos, violaciones, etc., etc., etc., se tiene terror a todo lo que no se conoce ni comprende, de nuevo el ser humano trata de encerrarse en si mismo alejándose de la sociedad, eso si con miles de amigos totalmente desconocidos en las redes sociales, donde los sabios de la Internet dicen que hacer, que pensar y que sentir.

Entre tanta oscuridad y terror donde se acostumbra que algunos pocos piensen y una inmensa mayoría simplemente se comporte como autómatas todavía existe esperanza y solidaridad, resumiendo todavía existe la FE, no solo como certeza de algo, sino como forma de vida, toda creencia lleva consigo ciertos preceptos morales y éticos que el creyente tendría que seguir para vivir en coherencia con lo que se dice creer, la sociedad descrita con anterioridad obviamente ve con malos ojos a cualquier grupo de personas que no se entregue tan fácilmente al relativismo o al miedo y es que la verdadera FE cuestiona, piensa, opina y actúa libremente sin tapujos, esta luz dentro de la oscuridad en que acostumbramos movernos muchas veces molesta ya que una sociedad sin FE y sin DIOS es mucho mas fácil de controlar y de manipular.

Se critica a la FE por ser supuestamente vertical, radical, y un montón de cosas mas, y es que la fortaleza que da la certeza de DIOS no permite que el miedo ni la supuesta libertad del relativismo corrompa al alma para volverla solitaria e inerte ante el dolor, un verdadero creyente no solo confronta y cuestiona la injusticia y el sufrimiento humano, sino que trata de cambiarlos con el arma mas poderoso que da la FE en Dios, EL AMOR.

Esta sociedad individualista trata por todos los medios de eclipsar a DIOS argumentando una falsa libertad que a la larga lo único que hace es encarcelar al ser humano, pero entre tanto miedo aun tenemos la FE.