Ir al contenido principal

¿QUE HAY DESPUES DE LA MUERTE?


Sobre la muerte y sus misterios se han escrito un sin fin de libros e historias, se han filmado documentales con testimonios de los que milagrosamente han vuelto a la vida luego de estar algunos minutos médicamente muertos, las entrevistas a médiums y videntes abundan en los medios de comunicación y ni que decir del sin fin de ofertas para contactar a los extintos obviamente a cambio de una “módica” suma de dinero, lastimosamente no son pocos los que lucran con el dolor y la tristeza por la perdida de un ser querido, se ha tergiversado el alcance y el fin de la muerte para convertirla en un simple negocio más, atemorizando así a las personas sobre el sentido de la muerte convirtiéndola en una enemiga más a vencer.

La muerte es una realidad intrínseca de todo ser vivo, ninguna criatura puede escapar al contexto de esta, ya que esta va indefectiblemente unida a la vida, bien ya lo decía San Francisco de Asís, “la hermana muerte” camina a lado de nuestras vidas y nos acompaña, por ende debemos acostumbrarnos a su inquietante presencia, ya que no solo una, sino varias veces tocara a nuestra puerta para llevarse a los nuestros y también a nosotros mismos. Lastimosamente la sociedad actual vive inmersa en una cultura de muerte, donde el dinero y el poder van opacando cualquier valor moral y de FE que se tenga, los medios de comunicación masivos nos van inundando con falsos dogmas y modelos de vida los cuales nos alejan de la verdadera vida y por ende nos hacen temer del alcance verdadero de la muerte.

Todas y cada una de las religiones principales existentes no conciben a la muerte como el final de la existencia, sino más bien como un transitar necesario que todo ser humano debe recorrer, pero debido a situaciones penosas y terribles vividas por la humanidad en especial la primera y segunda guerra mundial, llevaron a mucho pensadores y filósofos como Jean Paul Sartre a cosificar al ser humano, llegando a afirmar "que la muerte es el final de la absurda existencia humana", en definitiva el ateismo o la no creencia en un ser supremo son solo reflejos de una sociedad sin esperanza envuelta y ensimismada en el conocimiento humano y en el poder económico dejando de lado lo trascendente y lo divino por considerarlos innecesarios, por ende el miedo a la muerte se hace cada vez mas grande tergiversando con ello la misma vida.

Al ser la muerte un misterio que solo se resolverá con la muerte misma resulta casi imposible e improbable hallar las respuestas adecuadas sobre lo que nos espera luego de esta, si bien existen varios testimonios de personas que estuvieron cercanos a la muerte estos no nos dan certeza alguna de lo que viene después de la vida terrenal, por eso solo se puede acudir a una visión de FE para tratar de contestar nuestras dudas sobre la muerte y sus misterios.

Como mencione anteriormente todas las religiones importantes del mundo tienen una creencia en particular sobre la vida después de la muerte, cada una enfocando el termino de la vida de manera diferente según sus creencias al respecto, pero eso si, ninguna de estas visiones de FE sitúa a la muerte como el fin de la existencia, en el caso particular del cristianismo en general encontramos algunas respuestas en el evangelio de Juan, en el capitulo 11:1-45, donde Jesús mismo se pone el titulo de ser vida y resurrección a la vez, y no solo eso sino que pone como único requisito para alcanzar la vida eterna: creer en EL, seguidamente resucita a su amigo Lázaro, como vemos la FE en Jesucristo da al creyente la certeza de una vida después de la muerte, de una vida en Cristo, ahora bien es necesario recalcar que el mensaje principal de Jesús en los evangelios no es precisamente la resurrección de los muertos, sino más bien el Reino de Dios, ese Reino que debe ser construido primero en esta vida a base de justicia, equidad y verdad, siendo estos los cimientos para la consecución de la tan ansiada vida eterna, no como premio, sino más bien como consecuencia, por ende de nada sirve anhelar la vida eterna si en la vida presente el ser humano no obra de acuerdo con el evangelio, es decir en justicia y en verdad, de nada sirve anhelar lo eterno para uno mismo, ya que solo se estaría pecando de egoísmo.

Entonces ¿Qué hay después de la muerte?, pues para los que tenemos una visión de FE pensamos en que existe la esperanza y el amor de aquel que nos creo, y para los que no la poseen pues solo existe temor y desesperanza, se convierte en una incógnita, lo demás, es decir el contacto con los muertos mediante embrujos, videntes y juegos quija no son más que espejismos que nos impiden ver el verdadero alcance de la hermana muerte, que no es más que un paso hacia el amor definitivo de Dios, pero no nos confundamos, a pesar de la esperanza y la FE la muerte siempre generara dolor y tristeza, no se puede escapar de esta realidad, si hasta Jesús mismo lloro al experimentar la muerte de un ser querido (Jn.11-35), es algo por lo que todos debemos pasar, pero que el llanto y el dolor no nos hagan caer en la tentación de las patrañas de videntes y adivinadores que lo único que hacen es lucrar con el dolor de la pérdida, el consuelo que debemos se encuentra en el amor hacia el ser querido que se fue, ya que a pesar de que físicamente este no se encuentre el verdadero amor en definitiva trasciende el tiempo y el espacio y está destinado a reencontrarse con los seres queridos en el amor infinito de DIOS, se que muchas veces esto es difícil de comprender, pero para los misterios de la vida y la muerte es mejor creer en el dador de vida eterna.

En definitivo el que busca incansablemente la vida eterna para sí mismo muy probablemente la pierda, ya que vanos son los intentos del hombre para lograr lo trascendente sin DIOS y sin FE.

ARTÍCULOS MÁS VISTOS

REZAR NO ES RECITAR, ES MEDITAR

Para hablar con DIOS solo se necesita un poco de FE, el corazón humano encuentra en la oración ese bálsamo que calma ausencias, tristezas y que a la vez calma la euforia en medio de alegrías, la oración es donde el ser humano se entrega a DIOS  presentándole su corazón a plenitud.
Existen varias formas de oración,  la personal, esa que brota del corazón, donde las palabras emanan desde lo más profundo del alma, expresando de forma única y personal todo aquello que se se anhela y todo aquello por lo que se da gracias.
Los rezos, si bien son palabras preestablecidas las cuales muchas veces son repetidas una y otra vez tienen el plus de que entre ellas el alma humana va templando  paciencia, entrega y contemplación, paciencia porque las expresiones personales aprenden a esperar su turno, entrega, porque en rezos como el del Santo Rosario el creyente poco a poco va entregando su corazón ya que en cada meditación  va dejando de lado sus propias necesidades para rezar por intenciones universa…

SIN CRUZ NO HAY SALVACIÓN

En este último tiempo se viene queriendo reducir al cristianismo a simples palabras bonitas salidas de recetas color rosa, cuya única finalidad es la de endulzar el alma y el corazón humano como si se tratasen de algodones de azúcar, disfrazando al Evangelio de arlequín y a la salvación de un clown.
Si bien las palabras dulzonas muchas veces caen justas y acertadas no se puede simplificar al Evangelio como un cúmulo de palabras bonitas puesto que la salvación que JESÚS nos dio no fue dada por medio de frases prefabricadas de auto ayuda ni de superación, fue pagada con su sangre en la CRUZ.
El creyente que solo ve en el Evangelio a un lindo libro de auto ayuda nunca va a encontrar en sus páginas la grandeza y el alcance del sacrificio de JESÚS en la cruz, la salvación no es producto de un conglomerado de frases de superación, el dolor y la crueldad de la crucifixión no pueden ni deben ser olvidados, la CRUZ es sinónimo de AMOR, por ende tratar de suplantarla con palabras rosa de amor y p…

¿COMO SERIA UNA NAVIDAD SIN SANTA CLAUS (PAPA NOEL)?

Con la llegada inminente de la Navidad uno puede llegar a empaparse del ambiente festivo que existe en gran parte de las ciudades del mundo; siendo la figura  principal en la gran mayoría de los anuncios publicitarios, adornos y motivos navideños:  Santa Claus ó Papa Noel (según el lugar),  pero cómo seria una navidad sin Santa Claus.

Como primera consecuencia de la no existencia de Santa Claus veríamos como dos de las grandes trasnacionales de bebidas gaseosas (Coca Cola y Pepsi) tendrían serias bajas en la venta de sus productos ya que estas dos empresas usan como icono publicitario principal a la regordeta figura  en sus campañas navideñas, con la única diferencia de que en una se viste de rojo y en la otra de azul, otra de las consecuencias más notorias seria que las niñas y niños del mundo cristiano no verían a esta figura en cuestión como el principal actor de la navidad, dejarían de imitar el famoso jo, jo, jo, y no pondrían todas sus esperanzas y anhelos en este personaje fict…