lunes, 19 de julio de 2010

UNA REVOLUCIÓN CON POCA EVOLUCIÓN (51 años de revolución cubana)


El primero de enero de 1959, triunfaba la revolución cubana, comandada por Fidel Castro, Ernesto “Che” Guevara y Camilo Cienfuegos, definitivamente fue la victoria del pueblo cubano, el cual masivamente apoyo su revolución. Obviamente este movimiento no causo nada de gracia en los intereses norteamericanos, ya que EEUU, veía a Cuba como su balneario particular, donde la brecha entre los ricos y los pobres era escandalosa. Ya en plena guerra fría, donde los gringos y los soviéticos jugaban al “RISK” con el planeta entero, Cuba jugo un papel clave en las tenciones entre las dos súper potencias, solo vasta recordar la famosa crisis de los misiles rusos, la cual estuvo a punto de culminar en una guerra nuclear.

No cabe duda que la revolución cubana le hizo mucho bien a su pueblo, muy a pesar de los intereses norteamericanos y del bloqueo económico injustificado hacia la isla; se elimino el analfabetismo en suelo cubano, los adelantos en medicina y en otras ciencias fueron dignos de mención; se equiparo la distribución de la riqueza, salvando así las enormes brechas entre ricos y pobres, entre otras cosas, por todo ello, la revolución cubana, sirvió y ayudo de sobremanera al pueblo cubano, de hecho, si no hubiese existido el bloqueo estadounidense, el progreso de la isla hubiese alcanzado niveles insospechados, si bien dicho movimiento no llego a consolidarse en Latinoamérica, para el pueblo cubano, fue la solución a sus problemas de aquel tiempo.

Han pasado 51 años del movimiento revolucionario en Cuba, los tiempos han cambiado radicalmente, con la caída del muro de Berlín finalizo la guerra fría, el mundo entero se encuentra inmerso en un proceso de integración, donde los medios de comunicación juegan un papel preponderante en el desarrollo de los pueblos, por ende las mentalidades han cambiado y las necesidades también. Lastimosamente la revolución cubana, y en especial sus lideres, siguieron con las viejas consignas de los años 60 del siglo pasado, la revolución fue óptima para las necesidades del pueblo cubano en aquella época, pero, ya en pleno siglo 21, las necesidades son diferentes, por ende urge respuestas diferentes, pues ya no vasta con solo la consigna.

Un movimiento, cualquiera que sea, si se queda estático, esta destinado a fracasar y a desparecer, pero si evoluciona y avanza de acorde con los tiempos, llega a renovarse, a crecer. Uno de los factores, sino el principal, para que la revolución cubana se atasque en el tiempo, fue sin duda la concentración del poder en la figura de Fidel Castro, si bien este, fue el eje central del movimiento revolucionario cubano, esta demostrado que nunca es bueno que una sola persona ostente para sí el control total, ya que de esta manera, se deja de lado los principios básicos de una revolución para y por el pueblo, para convertirse en una especie de dictadura, que no acepta voces disidentes.

En la isla, no son pocas las voces que se levantan en contra del mandato de los Castro, Guillermo Fariñas y
Joani Sánchez, son solo un ejemplo de la notoriedad que han alcanzado los movimientos contrarios al régimen castrista. Definitivamente es necesaria una apertura a la democracia en Cuba, donde sus ciudadanos elijan libremente el camino que la isla deba seguir con miras al futuro, si bien esta vía todavía es escabrosa y con muchos baches, urge que la Revolución Cubana evolucione a una Democracia Cubana, creo que el régimen actual debe dar el paso, hacia una libertad de pensamiento, de elección, tienen y deben confiar en su pueblo, y en los cimientos fuertes que sembró la revolución , pero que como ya mencione, necesita urgente de una evolución.

En este paso trascendental que debe y tiene que dar el pueblo cubano, no deberían existir injerencias de ningún tipo, ni de EEUU, ni de la derecha pudiente y radical de exiliados cubanos anclada en Miami. Si bien el régimen castrista debe dar un paso al costado para que el pueblo cubano elija libre y en democracia el camino que deba seguir, también el gobierno norteamericano tendría que dejar la base de Guantánamo en territorio cubano, y a la vez levantar el inhumano bloqueo económico impuesto injustamente a la isla.

Que viva la revolución, pero que llegue la tan ansiada evolución, hacia una democracia libre, digna y sin censura.