lunes, 1 de junio de 2009

¿HERMANOS DE CRISTO O PEDERASTRAS ABUSIVOS?


A mediados del mes de mayo se hizo público en Irlanda un informe de 2.500 páginas el cual tras nueve años de investigación y recolección de datos dio a conocer que entre los años de 1940 y 2000, mas de dos mil niños fueron objeto de abusos sexuales y físicos en varias instituciones de la Iglesia Católica de Irlanda (orfanatos y casas de refugio), en su mayoría pertenecientes a las congregaciones “Hermanos Cristianos” y las “Hermanas de la caridad” (vaya nombrecitos), y eso es solo el principio, pues se está preparando un nuevo informe con datos actualizados al año 2005

Sin duda estas acciones desde todo punto de vista caen ya no en acciones impuras o inmorales y caen en acciones delictivas sujetas a sanción tanto civil como penal (resarcimiento de daños y privación de libertad), grande fue mi sorpresa cuando me entere que la iglesia de Irlanda había pactado con el Gobierno Irlandés para que ninguno de los agresores tuviese una acción penal, es decir nadie iría a la cárcel y en relación a la acción civil, pues se quedo en un tope para la indemnización, el cual no debía pasarse, y no solo eso, el Arzobispo de Irlanda Vincent Nichols declaraba que admiraba el “coraje” de los clérigos acusados por aceptar su culpa, pero que eso no debía impedir ver “todo el bien” que la iglesia hacia en ese país.

Los abusos a menores de edad por parte de sacerdotes y religios@s no es ninguna novedad, a finales del siglo XX estallo un escándalo en la Iglesia de EEUU, donde cientos de niñ@s y jóvenes fueron abusados por miembros del clero, pero sin duda lo que mas llama la atención es que de la totalidad de denuncias por pederastia a miembros de la iglesia, solo un pequeño porcentaje llega a tener una sanción penal efectiva, la mayor parte de los casos son ”arreglados” fuera de la justicia, en su mayoría con complicidad de las autoridades judiciales, se compran silencios con una buena donación de dinero, pero lo que estos señores no saben es que no hay cantidad de dinero posible que llegue a comprar o a remediar la inocencia perdida de un niño o de una niña.

Definitivamente creo que es necesaria una reforma grande dentro de la Iglesia Católica, ya que cada vez pierde mas credibilidad y adeptos, para empezar se debería dejar de encubrir a los clérigos y religios@s que tengan denuncias por abusos sexuales a niñ@s,  por el momento solo queda pedir a Dios por las victimas inocentes de semejantes abusos y esperar que los culpables sean juzgados plenamente y sin privilegios.

Marce Miranda Loayza