Ir al contenido principal

LA POBREZA MAL ENDEMICO DE NUESTRA SOCIEDAD

La pobreza es una situación que surge a raíz de la imposibilidad de acceso o carencia de recursos para satisfacer las necesidades humanas más básicas lo cual da como resultado un desgaste en el nivel de la calidad de vida, lastimosamente una enorme cantidad de personas sufren de estas carencias, históricamente no se puede llegar a precisar con exactitud cuando y donde surgió la pobreza como tal, pero si podemos afirmar con tristeza y preocupación que es uno de los males que más victimas va tomado año tras año.

La humanidad por años a tratado de combatir este mal lastimosamente sin mucho éxito, esto por muchas razones, falta de políticas publicas bien elaboradas, poca voluntad política por parte de los llamados países desarrolladas o simplemente una indiferencia generalizada hacia los más desposeídos, preocupados por este mal endémico de nuestra sociedad “civilizada, lastimosamente la señora pobreza nunca viene sola ya que siempre esta acompañada de otros males muy conocidos por nuestra maltrecha humanidad, guerras, genocidios, abuso de poder, capitalismo extremo, socialismo totalitario son las primas cercanas y de hecho las principales causantes de la terrible desigualdad que impera hoy en día.

Como dato curioso podemos asegurar que mientras por un lado los países primer mundistas se reúnen en suntuosos simposios sobre la pobreza supuestamente para consensuar y lanzar todo tipo de pronunciamientos sobre este mal por el otro se encargan de ahogar a los países tercer mundistas con sus políticas económicas inhumanas, tampoco podemos olvidar que justamente estos países “desarrollados” son los culpables de llevar a cabo la totalidad de las guerras existentes alrededor del mundo, como vemos para estos señores la pobreza es un negocio con la cual ellos se hacen mas ricos y poderosos, mientras que los pobres se hacen cada día más pobres.

Bolivia no es para nada ajena a esta problemática, se estima que alrededor de un cuarto de la población vive bajo esa condición, como en todos los países llamados tercermundistas todavía carecemos de adecuadas políticas publicas, económicas y educativas para no solo fortalecer el crecimiento económico, sino también para generar una adecuada estructura que garantice una apropiada redistribución del producto interno bruto (PIB).

Como vemos vivimos en una sociedad injusta, donde la solidaridad y empatía ya no son valores necesarios para un mundo consumista e individualista, el ser humano se ha acostumbrado poco a poco a simplemente no ver las carencias y necesidades del prójimo, resulta inadmisible que en pleno Siglo XXI donde la información y la tecnología van dando pasos agigantados todavía existan millones de personas entre ellos mujeres y niños que mueran de hambre o de sed.

Para muchos la idea de igualdad y equidad es simplemente incoherente e imposible, mientras este tipo de pensamiento disque “académico” siga teniendo seguidores la pobreza seguirá teniendo fundamentos “teóricos” llenos de mentira y soberbia, ya que la desigualdad no permite reconocer al otro como prójimo, como igual, como Hijo de DIOS. No se puede dejar de lado la “preferencia” histórica que JESÚS tenia para con los pobres, por eso pensar n una FE o en una Religión Cristiana sin un amor preferencial hacia los pobres resulta incoherente y mentirosa.

La pobreza seguirá siendo una constante en nuestra sociedad, ya que el miedo, la indiferencia y el egoísmo se han convertido en nuestra nueva religión, callamos porque tememos, somos indiferentes ante el dolor y como consecuencia de ello somos egoísta y hedonistas, es imperante reflexionar sobre este mal que nos aqueja para luego buscar posibles soluciones desde donde nos toque estar, sin miedo y con FE de lo contrario no tendríamos el derecho de llamarnos creyentes.


ARTÍCULOS MÁS VISTOS

REZAR NO ES RECITAR, ES MEDITAR

Para hablar con DIOS solo se necesita un poco de FE, el corazón humano encuentra en la oración ese bálsamo que calma ausencias, tristezas y que a la vez calma la euforia en medio de alegrías, la oración es donde el ser humano se entrega a DIOS  presentándole su corazón a plenitud.
Existen varias formas de oración,  la personal, esa que brota del corazón, donde las palabras emanan desde lo más profundo del alma, expresando de forma única y personal todo aquello que se se anhela y todo aquello por lo que se da gracias.
Los rezos, si bien son palabras preestablecidas las cuales muchas veces son repetidas una y otra vez tienen el plus de que entre ellas el alma humana va templando  paciencia, entrega y contemplación, paciencia porque las expresiones personales aprenden a esperar su turno, entrega, porque en rezos como el del Santo Rosario el creyente poco a poco va entregando su corazón ya que en cada meditación  va dejando de lado sus propias necesidades para rezar por intenciones universa…

SIN CRUZ NO HAY SALVACIÓN

En este último tiempo se viene queriendo reducir al cristianismo a simples palabras bonitas salidas de recetas color rosa, cuya única finalidad es la de endulzar el alma y el corazón humano como si se tratasen de algodones de azúcar, disfrazando al Evangelio de arlequín y a la salvación de un clown.
Si bien las palabras dulzonas muchas veces caen justas y acertadas no se puede simplificar al Evangelio como un cúmulo de palabras bonitas puesto que la salvación que JESÚS nos dio no fue dada por medio de frases prefabricadas de auto ayuda ni de superación, fue pagada con su sangre en la CRUZ.
El creyente que solo ve en el Evangelio a un lindo libro de auto ayuda nunca va a encontrar en sus páginas la grandeza y el alcance del sacrificio de JESÚS en la cruz, la salvación no es producto de un conglomerado de frases de superación, el dolor y la crueldad de la crucifixión no pueden ni deben ser olvidados, la CRUZ es sinónimo de AMOR, por ende tratar de suplantarla con palabras rosa de amor y p…

¿COMO SERIA UNA NAVIDAD SIN SANTA CLAUS (PAPA NOEL)?

Con la llegada inminente de la Navidad uno puede llegar a empaparse del ambiente festivo que existe en gran parte de las ciudades del mundo; siendo la figura  principal en la gran mayoría de los anuncios publicitarios, adornos y motivos navideños:  Santa Claus ó Papa Noel (según el lugar),  pero cómo seria una navidad sin Santa Claus.

Como primera consecuencia de la no existencia de Santa Claus veríamos como dos de las grandes trasnacionales de bebidas gaseosas (Coca Cola y Pepsi) tendrían serias bajas en la venta de sus productos ya que estas dos empresas usan como icono publicitario principal a la regordeta figura  en sus campañas navideñas, con la única diferencia de que en una se viste de rojo y en la otra de azul, otra de las consecuencias más notorias seria que las niñas y niños del mundo cristiano no verían a esta figura en cuestión como el principal actor de la navidad, dejarían de imitar el famoso jo, jo, jo, y no pondrían todas sus esperanzas y anhelos en este personaje fict…