Ir al contenido principal

ADVIENTO, ¿EN ESPERA DE QUE?

La palabra adviento viene del latín ADVENTUS, que significa, venida, llegada, y es usada para invitar a los fieles a que estén en espera del Señor.

Adviento, es pues, el tiempo de espera, pero su real significado ha ido cambiando a través del tiempo; por ser su inicio 4 semanas antes de la Navidad, muchos ligan al tiempo de adviento con la llegada de los aguinaldos, las comidas tradicionales de la época, la decoración de casas y avenidas con motivos navideños, de tristezas por la falta de algún ser querido, o de las vacaciones de fin de año, por ende viajes, despilfarros de dinero y los famosos regalos de navidad; todo esto va ligado al adviento de manera coyuntural, ¿pero es esto lo que realmente esperamos?.

Hace mas de dos mil quinientos años, ya el profeta Isaías señalaba que una doncella quedaría encinta, la cual daría un hijo varón, que llevaría el nombre de Emmanuel, que significa Dios con nosotros; con el nacimiento de Jesús esta promesa, esta profecía se cumplió, por ende la espera termino en la encarnación del Hijo del Dios único.

Dos mil y pico años después volvemos a seguir en espera, ¿pero en espera de que?, los mas media han ido mellando el verdadero sentido del adviento, poco a poco los iconos y símbolos mediáticos y mercantilistas, como ser el famoso Papa Noel, pusieron de lado y en muchos casos en el olvido la figura prometida por Dios en la boca del profeta Isaías, es decir Jesús, dejando de ser una conmemoración espiritual y de Fe, para convertirse en una fiesta de regalos, bailes, champán y banalidades; es por este motivo que el adviento, esta espera, ya no llena la expectativa del corazón del ser humano, si bien en algunos casos las atenciones materiales causan cierta alegría, por el otro lado, la escasez de estos, generan tristezas y desigualdades palpables en cualquier sociedad; por ende, esta espera ya no causa satisfacción, sino mas bien angustias y decepciones.

Vivimos en una sociedad global desigual, mientras muchos esperan viajes y regalos, la mayoría espera tener, por lo menos, una comida digna para su familia, algunos brindaran con coca cola, vino o champán, en cambio la mayoría, no tendrá ni agua potable para beber; para los más favorecidos, el adviento tiene un carácter comercial, mientras que en los mas necesitados, casi pasa desapercibida.

En el caso de la Fe cristiana, en especial la religión católica, adviento es la etapa de preparación, de espera, de los fieles, para la venida del Señor, para ello existen varios símbolos que son utilizados para vivir este tiempo de espera, pero lastimosamente muchos de los creyentes, tampoco logran llenar su corazón y sus anhelos, puesto que los ritos y celebraciones religiosas, en una gran mayoría no trascienden a lo humano, y se queda en el ámbito netamente espiritual, casi de resignación, de espera de un milagro que cambie la realidad social complicada en la que vive el ser humano,  por ende se vive en la misma angustia y en la misma resignación que hace 2.500 años, cuando el profeta Isaías, profetizaba la llegada del MESÍAS, del ungido de Dios, seguimos esperando a ese CRISTO que de un solo toque, o de un plumazo (al estilo 2012) cambie todo lo malo , todos los sufrimientos e injusticias, para luego implementar su voluntad en la tierra.

Adviento es el tiempo de espera, eso si, pero también tiene que ser sin duda alguna, un tiempo de cambio, de solidaridad, de trabajo por la igualdad y la justicia, de la compasión y la acción por los mas necesitados, eso es y debe ser el adviento; no hay que olvidarse que la promesa de Dios ya se plasmó en la persona de Jesucristo, por lo tanto El Creador ya cumplió con su parte, se dio a el mismo en Jesús, se hizo uno de nosotros, para después sacrificarse por nuestra salvación; ahora es nuestro turno de responder a ese amor incondicional de Dios, ¿y como lo respondemos?, pues aunque suene simple, es muy complicado, se le responde con AMOR, ese amor que no se calla, y que no puede permanecer inerte e inmóvil, sino mas bien que nos motiva, nos lleva y nos obliga a cambiar las injusticias y las desigualdades, aunque en el proceso muchas veces se ponga la propia vida en juego, ese amor que cambia realidades, que no busca reconocimiento, solo sacrificio.

Es justamente ese Amor, el que le hace falta al adviento, es tiempo de dejar de esperar y empezar a actuar, pero sin perder la Fe en el pronto regreso de Jesús, esperándolo con la acción que nos motiva el amor y no en el miedo de la perdición o del juicio final.

Adviento es espera, eso si, pero mientras esperamos con el corazón, empecemos a actuar con El Amor, dejando de lado lo temporal, para poner la mente fija en lo celestial, solo así, en este tiempo, dejaremos de lamentarnos por las injusticias, sufrimientos y las desigualdades del ser humano, para convertirse en una época de amor y solidaridad, ambos contestatarios y firmes ante las miserias humanas.



LOS POST MÁS LEIDOS

JESÚS FRENTE A LA LEY, AL TEMPLO Y AL CULTO

Conocer las actitudes que tuvo Jesús frente a la ley, al culto y frente al templo judío son necesarias, ya que muchas veces se llega a desconocer el alcance de la vida pública de Cristo y su constante critica a los tres pilares fundamentales de la religión judía, criticas que merecieron la condena de los poderes establecidos de la época y que finalmente lo llevaron a la cruz.

FRENTE A LA LEY: El pueblo judío era mediado por la ley para que este se relacione con su Dios, pero gracias a estas normas se llego a marginar y a dividir al mismo pueblo, como ejemplo ponemos a los niños, mujeres, enfermos, pobres, todos estos eran marginados por una ley que discriminaba, pasando a ser esta ley un peso en su relación con Dios.

Los padres de Jesús y este mismo eran fieles cumplidores de la ley , no la cuestionaban como judíos que eran, como todo en la vida lleva un proceso, el despertar de la conciencia de Cristo frente a la ley fue gradual, cuando ya tomo conciencia de su misión EL se siente libr…

¿QUIENES SON LOS VERDADEROS BURROS EN LA EDAD DEL BURRO?

Llevo algún tiempo trabajando entre jóvenes y adolescentes, muchos de ellos viviendo lo que algunos llegaron a llamar “la edad del burro”; en esta etapa que oscila entre los 14 a los 17 años los chicos empiezan a experimentar cambios físicos, psicológicos y emocionales, los cuales llevan al joven a vivir una etapa de rebeldía a todo lo que conlleva normas y reglas.
Por mi experiencia durante los últimos años con respecto a este tema, pude llegar a la inédita conclusión de que en la denominada “edad del burro” los que realmente se vuelven burros son otros; me explico, los jóvenes en su rebeldía y en sus cambios fisiológicos mas que burros, se convierten en verdaderos “vivos”, la juventud actual vive al día con los cambios tecnológicos (celulares, Internet, etc.), por ello la personalidad y la manera de pensar son mucho mas complejas que hace 10 o 20 años, con todo lo que esto conlleva.
Los adolescentes de ahora, conocen a la perfección las reacciones de sus padres, los llegan a conocer t…

LA BANALIZACIÓN DEL DOLOR

Ofrecer dolor, sufrimiento, tristeza y amargura es una constante en los medios de comunicación del siglo 21, y es que mientras más dolor ofrezcas más rating obtienes, ejemplo de éste tipo de programas existen varios, los famosos reality shows, talk shows, etc., son sólo ejemplos de la comercialización del sufrimiento, dónde el que llora más gana más, ver sufrir a otros con un vaso de refresco en una mano y una hamburguesa en la otra es parte de la banalización del dolor a la que nos hemos acostumbrado.
El formato del programa "Bailando por un Sueño" es sólo un pequeño ejemplo de lo anteriormente mencionado, de origen mexicano el referido programa tiene un sin fin de versiones de distinta calidad, en Bolivia dicho reality nos muestra a diario la humillación a la que son objeto los participantes a manos de un "jurado" de nacionalidad argentina, al parecer éste extremo es el nudo central del show, la verborrea que el mencionado señor utiliza denigra no sólo a los parti…